Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado en Marruecos

El ataque sorprende en Madrid a seis ministros de Rabat

El Rey y el Gobierno trasladan a Mohamed VI su solidaridad y apoyo

El atentado de Marraquech sorprendió ayer en Madrid a una amplia delegación del Gobierno marroquí, encabezada por el titular de Economía y Finanzas, Salahedine Mezuar, y otros cinco ministros, además del presidente de la patronal.

El Rey, que les recibió en el palacio de la Zarzuela durante poco más de media hora, les transmitió sus condolencias y solidaridad. Además, don Juan Carlos remitió un telegrama a Mohamed VI en el que, tras expresarle su pesar, le pide que traslade sus condolencias a los familiares de las víctimas y a todo el pueblo marroquí, condena el atentado y reitera el compromiso de España de colaborar con Marruecos en la lucha contra el terrorismo. Fuentes de la Casa del Rey no descartaron que el Rey hablase personalmente con el monarca marroquí.

El Ministerio de Asuntos Exteriores descartó que entre los 15 muertos y una veintena de heridos se encontrase algún ciudadano español. Fue una suerte, pues, solo entre enero y febrero de este año, 236.000 españoles han visitado el país vecino, un 5% más que en 2010.

Precisamente, animar el turismo y el intercambio comercial y presentar a Marruecos como un destino atractivo para las inversiones era el objetivo de los enviados de Rabat, que ya han realizado una visita similar a Francia y planean viajar también a Italia y Estados Unidos.

Aunque la delegación marroquí es básicamente económica -además de Mezuar, se encuentran en Madrid el delegado del primer ministro para Economía y Asuntos Generales, Nizar Barka, y los responsables de Energía, Industria, Turismo y Transporte, junto al número dos del Ministerio de Asuntos Exteriores-, el brutal ataque terrorista cambió el panorama. En la inauguración del encuentro empresarial hispano-marroquí celebrado en la sede de la CEOE, Mezouar aseguró que los terroristas "buscaban sangre" y "desestabilizar el país" para frustrar el proceso de reformas. "Este acto confirma que el camino de democratización seguido por Marruecos es bueno", declaró.

Tras expresar la repulsa del Gobierno, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, animó a las autoridades de Rabat a seguir adelante con las reformas políticas, sociales y económicas prometidas, ya que serán de "enorme importancia" para su desarrollo. Sebastián hizo hincapié en la necesidad de modernizar la justicia para garantizar la seguridad jurídica y ganarse la confianza de los inversores.

La matanza de Marraquech provocó una cascada de condenas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envió un mensaje a Mohamed VI en el que le subrayaba: "En estos momentos de profundo dolor puede contar con toda la solidaridad y el afecto del Gobierno y del pueblo español". Mientras, el líder del PP, Mariano Rajoy, trasladó su "profundo pesar" a través de la Embajada marroquí en Madrid.

Tras la cita en La Zarzuela, la delegación marroquí se reunió con la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011