Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elosua jura que Ballesteros no le pasó el móvil con el que se produjo el chivatazo

"Se lo juro, yo soy católico. Ese no es el hombre que me entregó el teléfono". Joseba Elosua, propietario del bar Faisán, juró ayer de esa forma, ante el juez Pablo Ruz, que el inspector José María Ballesteros no fue el policía que el 4 de mayo de 2006 le pasó el móvil a través del que se produjo el chivatazo a la red de extorsión de ETA. Ballesteros aparece en un vídeo grabado por la policía a la hora en la que presuntamente se realizó el soplo y es el principal sospechoso de haber proporcionado el teléfono a Elosua.

El presunto colaborador de ETA, que declaró durante hora y media, no identificó a ningún policía en la rueda de reconocimiento celebrada en julio de 2009, pero ayer había nuevas imágenes de Ballesteros. En su declaración, Elosua precisó que la persona que le entregó el móvil llevaba traje, barba como de unos tres días y parecía que usaba peluca. En el vídeo de aquel día Ballesteros llevaba una camiseta negra y una mochila, por lo que la descripción no concuerda.

Elosua dijo que la persona que le dio el móvil era el único extraño que había ese día en el bar, por eso, el fiscal cree que solo pudo ser Ballesteros.

Fuentes de la Audiencia Nacional explicaron que una negativa tan tajante debería conducir al archivo del caso, pero que el vídeo es una prueba objetiva importante.

La investigación está prácticamente terminada y el juez Ruz deberá ahora o procesar a los policías o archivar el caso o inhibirse en favor del juzgado de Irún, lugar donde ocurrieron los hechos. Las mismas fuentes estiman que pasadas las elecciones del 22 de mayo, el caso podría ir a Irún por no ser los hechos colaboración con banda terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011