Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente blinda el litoral frente a los vertidos

Los planes ofrecen medidas de actuación en los espacios protegidos

La Consejería de Medio Ambiente está blindando los espacios naturales protegidos del litoral andaluz frente a posibles vertidos de hidrocarburo a través de planes de autoprotección. Esos planes tienen como cometido proporcionar una respuesta concreta, con una estructura organizativa y con los medios adecuados a una situación de emergencia de este calado.

La elaboración de los planes de autoprotección tiene como referencia los criterios recogidos en el plan territorial de emergencias de Andalucía. En estos momentos están operativos, tras su aprobación el 19 de octubre de 2010, los planes de autoprotección de los espacios naturales protegidos del Frente Litoral Algeciras-Tarifa, del Espacio Natural de Doñana y de los espacios naturales protegidos del Litoral Occidental Onubense. Está en proceso de elaboración el plan de autoprotección del Parque Natural Cabo de Gata en Almería.

La iniciativa afecta a Algeciras-Tarifa, Cabo de Gata, Doñana y el oeste de Huelva

La justificación de los planes de autoprotección viene motivada por la "vulnerabilidad de los espacios protegidos" puesta de manifiesto con episodios registrados en el litoral como el del MSC Shenzhen de 2009 y el del New Flame en 2007.

El plan de actuación correspondiente al ámbito de Doñana comprende una superficie de 118.000 hectáreas repartidas en Huelva, Sevilla y Cádiz. Cada espacio protegido cuenta con una ficha en la que se definen los valores ambientales y la variedad de fauna que hay que salvaguardar para determinar las medidas de actuación adecuadas. En el caso de Doñana, el plan recoge los elementos que la hacen vulnerable de sufrir un episodio de contaminación por hidrocarburo. Entre ellos figura "la elevada densidad de tránsito marítimo, tanto de pasajeros como de transportes de mercancías en sus rutas hacia puertos nacionales e internacionales y la gran actividad industrial en zonas próximas como el Polo Químico de Huelva".

En la memoria justificativa del plan se recoge que incidentes que tuvieron repercusión en el espacio protegido como "el vertido de crudo generado por una fisura en la tubería submarina de la monoboya de la refinería Cepsa, a un kilómetro de distancia del espigón de Mazagón, en julio de 2010, justifican la elaboración y puesta en marcha de un plan de autoprotección para ese espacio". Los planes contemplan un estudio detallado de los posibles riesgos para priorizar a la hora de actuar ante una emergencia con los recursos más adecuados, desde la aplicación de medidas de contención como barreras o recolectores de superficie, hasta otro tipo de intervenciones sobre la zona afectada como el surfwashing, que consiste en depositar en la zona de rompiente de las olas los sedimentos contaminados "con el fin de someterlos a las energías de las olas. Esa energía destruye los montones separando al contaminante del sedimento redistribuyéndolo sobre la arena".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de abril de 2011