Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Una escisión de ETA es inevitable, siempre hay quien sigue en la violencia"

El exprimer ministro irlandés Bertie Ahern opina sobre el proceso de paz

El exprimer ministro irlandés Bertie Ahern (Dublín, 1951), uno de los principales impulsores de los acuerdos de paz de Irlanda del Norte, recaló ayer en San Sebastián para ofrecer su visión sobre el conflicto irlandés y el desarme del IRA. "Un proceso que once años después de los Acuerdos de Viernes Santo de 1998 ha logrado que unionistas y republicanos gobiernen juntos y que el 99% de la población condene el terrorismo", recordó Ahern.

El único lastre que queda son los grupos escindidos del IRA que continúan apostando por la vía armada y que el 2 de abril acabaron con la vida de un policía católico de 25 años tras un atentado. A la pregunta de si es posible una escisión de ETA, que declaró en enero un alto el fuego general y verificable, Ahern declaró: "Es inevitable. Siempre habrá personas que sigan por el camino de la violencia. Lo importante es que sea un grupo reducido y sin apoyo".

"La excarcelación de presos fue una decisión polémica pero acertada"

Aunque Ahern evitó hacer referencias concretas sobre la situación del País Vasco, reconoció que existen principios del proceso de paz irlandés que pueden ser aplicables para lograr el fin de la violencia terrorista en el caso vasco. El que fuera primer ministro de Irlanda entre 1997 y 2007 incidió en la importancia de tener capacidad de juntar en una misma mesa a personas con ideas diferentes en favor de unos mismos objetivos para alcanzar la paz.

"Un gobierno democrático no puede sentarse en la mesa con partidos que pretenden hacer política pero no rechazan la violencia", señaló.

Invitado por la Diputación de Guipúzcoa para ofrecer la conferencia El proceso de paz en Irlanda del Norte, el ex mandatario irlandés recordó que con los acuerdos de paz se logró que unionistas y republicanos pusieran sobre la mesa de forma abierta los principales temas que originaron el conflicto irlandés como la religión, la policía o la autonomía. "Intentamos interpretar los temas de forma colectiva para que todos ganásemos sin traicionar los principios de nadie y para que los acuerdos sirvieran para todos".

Las principales claves del proceso de paz en Irlanda fueron el desarme y los presos. En 2005 el IRA, que contaba con un potente y sofisticado arsenal armamentístico, ordenó mediante un comunicado a sus cerca de mil militantes el abandono de las armas.

En cuanto a los presos, en virtud de los Acuerdos del Viernes Santo todos los encarcelados relacionados con el conflicto del Ulster están en la calle. A partir de los dos años de que se firmara el acuerdo empezaron a ser liberados con un permiso especial que establecía que si reincidían en el uso de la violencia volverían a la cárcel a cumplir la condena íntegramente. "Fue una decisión difícil y polémica para Tony Blair [ex primer ministro inglés]. Pero ahora vemos que fue una decisión acertada. Muchos de los presos que salieron trabajaron por la paz y evitaron que los jóvenes retomaran la violencia", explicó.

Ahern cree que los procesos de paz son complejos. En el caso de Irlanda del Norte pasaron por muchos obstáculos y recibieron numerosas críticas pero siguieron adelante. "Hay que tener compromiso y paciencia. En nuestro caso contamos además con mucho apoyo". El exprimer ministro irlandés valoró la evolución del Sinn Fein, que fue el brazo político del IRA, y que en su opinión era un partido "no democrático pero que ahora ha dejado de tener una urna en una mano y una pistola en la otra". Destacó que tras el último atentado, dirigentes del Sinn Fein como Gerry Adams y Martin McGuiness fueron los que "lo condenaron de manera más contundente".

Finalmente, Ahern mencionó el papel de los mediadores internacionales en cualquier proceso de paz, en concreto la labor del senador estadounidense George Mitchell y el abogado surafricano Brian Currin, a quien considera un "hombre excelente y con mucha experiencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 2011