Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo anula el nombramiento de uno de sus magistrados

El pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo anuló ayer el nombramiento de Rafael Gimeno-Bayón como magistrado de la Sala Civil por considerar que no reúne los requisitos exigidos. Gimeno-Bayón es uno de los siete magistrados que el mes pasado se opuso a la ilegalización de Sortu decidida por mayoría en el Supremo.

La designación de Gimeno-Bayón en febrero de 2010, a propuesta de la vocal Margarita Robles, cuando ni siquiera estaba incluido en la terna elevada al pleno por la Comisión de Calificación, generó una crisis en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ); el vocal José Manuel Gómez Benítez presentó su dimisión por los tejemanejes y cambios de cromos en los nombramientos.

Gimeno-Bayón, que era magistrado en excedencia, no cumplía con el requisito de llevar 15 años como jurista de reconocido prestigio -de hecho no tiene la condición de doctor en derecho, ni es catedrático ni profesor titular, y solo lleva seis años como abogado-. Es lo que denunciaron Gómez Benítez y otros vocales, y es lo que argumenta en su resolución la Sala de lo Contencioso.

La sentencia se ha adoptado por abrumadora mayoría y supone un varapalo para Margarita Robles de la Sala del Supremo a la que pertenece.

La anulación del nombramiento retrotrae las actuaciones al momento de la elección en el pleno del CGPJ. La terna de candidatos estaba integrada por tres catedráticos de Derecho Civil con muchos años de ejercicio. Se trata de Carlos Lasarte, de la UNED; Juan Roca Guillamón, de la Universidad de Murcia, y Mariano Yzquierdo Tolsada, de la Complutense de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2011