La energía renovable tira a la baja de la tarifa eléctrica

Jaime Terceiro, catedrático de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, tiró ayer por tierra dos mitos consolidados en torno a los supuestos costes de las energías renovables en España. En primer lugar, negó rotundamente que las subvenciones que reciben los productores de energía por vías alternativas al uso de combustibles fósiles sean excesivas. Según un informe de noviembre de 2010 elaborado por Deloitte, la auditora de compañías como Repsol o Cepsa, el saldo entre las subvenciones a las energías alternativas comparado con los ahorros que generan resultó positivo entre 2005 y 2008. Y fue ligeramente negativo en 2009 debido a "la reducción dramática del coste del petróleo", por un lado, y "la rebaja de los costes de emisión de dióxido de carbono", por otro.

EE UU destina cada año a investigar en renovables el gasto militar de tres horas

En segundo lugar, Terceiro, autor del estudio Economía del cambio climático (Taurus, 2008), afirmó que el reducido coste de producción de las instalaciones de energías renovables, que tiende a cero, "arrastra a la baja la tarifa eléctrica" como resultado del "caótico procedimiento de generación de precios en el mercado energético español".

Terceiro, que fue presidente de Caja Madrid hasta 1995, cuando la entidad era la más solvente de España, trazó un paralelismo entre la crisis financiera que seguimos soportando en España y el problema del cambio climático. En ambos casos, "hay un énfasis excesivo en el corto plazo" y "se gestionan y valoran equivocadamente los precios y los riesgos".

Terceiro, que dictó una conferencia invitado por la Fundación Etnor, lamentó la escasa inversión en investigación en energías renovables. "Estados Unidos gasta 200 millones de dólares al año, el equivalente a su presupuesto de Defensa para tres horas". Una falta de innovación que desemboca en debates como la extensión del plazo de uso de centrales nucleares hasta 50 años. "¿Se imaginan ustedes que siguiéramos usando los teléfonos de hace 50 años?"

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de abril de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50