Muere un interno en una cárcel de Madrid tras ser reducido por varios funcionarios

La víctima acababa de protagonizar una pelea con otro recluso

Un interno de 23 años falleció el sábado por la mañana en el centro penitenciario Madrid- VII, situado en el municipio de Estremera. A. M. R., de origen dominicano, murió de una parada cardiorrespiratoria, según ha confirmado una portavoz de las Instituciones Penitenciarias, cuando era reducido por varios funcionarios.

La versión oficial es que sobre las 11 de la mañana del sábado, tras una pelea entre el fallecido y otro preso, el primero se puso muy violento con los tres funcionarios que intentaron registrarle. Llegó a romper las gafas de uno y a herir a los otros dos. En ese momento "llegaron algunos funcionarios más", que consiguieron reducirle. A ver que no se levantaba, acudió el médico del centro, además del Samur, pero no pudieron reanimarlo. El juzgado número tres de Arganda está encargado del caso.

Más información
Justicia tramita 331 quejas de presos inocentes y de detenidos por error

Dos internos con los que pudo hablar este periódico ayer sostuvieron que vieron todo lo sucedido y que "unos 20 funcionarios" golpearon a A. M. R.

El fallecido cumplía desde 2007 nueve años de cárcel -luego reducidos a seis- por un delito contra la salud pública. Fue ingresado en la cárcel Madrid-VII cuando tenía 19 años, y pasó al centro de Estremera en 2008. No había facilitado un contacto a los oficiales del centro penitenciario, por lo que sus familiares no han podido ser avisados. Hoy el Ministerio del Interior contactará con la Embajada de la República Dominicana para intentar encontrar a los familiares.

Según uno de los testigos, el ambiente en el módulo VI, donde se ha producido la muerte, es "un polvorín que puede estallar en cualquier momento".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS