Reportaje:

El bufón izquierdista del siglo XXI

Leo Bassi espolea a los progresistas en Ourense y llama a la "revolución pendiente"

Leo Bassi predica la revolución pendiente de la izquierda. Leo Bassi cita a Brecht y conmina a los progresistas a volver a leer la historia del siglo XIX. Hace una pequeña pausa, palmotea con sus expresivas manos el aire e invoca la utopía. "¿Por qué la perdió la izquierda?", lanza al vacío su pregunta en la cuna "del caciquismo gallego". El bufón y activista político italiano, que ha hecho un mapa de la corrupción de España, explicó en Ourense -en donde ayer, en la Mostra Internacional de Teatro Universitario, puso en escena su espectáculo Utopía- el sentido del laicismo, el de la solidaridad y el de la resistencia. "Los argumentos frente a las amenazas", dijo.

Bassi llega con la palabra encendida. Un juez de Valladolid acaba de imputarlo por un supuesto delito "contra los sentimientos religiosos", acusado por la Asociación de Abogados Cristianos y la web HazteOir.org de haber pronunciado la frase "todos los cristianos son terroristas". El payaso no solo lo niega, sino que invita a comprobarlo a visitando la página de Youtube "en la que está grabado". El bufón mostró en la rueda de prensa previa a su actuación en Ourense las marcas de su compromiso político. "Fui amenazado por unos jóvenes con bates de beisbol y pusieron un kilo de explosivos a unos metros de mi camerino, pero a esos no los investigan, ahora buscan mi domicilio", protestó.

"¿Por qué la izquierda perdió la utopía?", se pregunta el payaso
En su mapa de la corrupción, Galicia reúne tantas marcas como Valencia

Bassi se reafirmó en sus teorías laicas partiendo de la tesis de que la cultura de Occidente "es más antigua que la judeocristiana, inventada por Nietzsche". "Nuestra cultura es grecolatina", proclamó, explicando el origen del panteísmo céltico en Galicia "basado en el conocimiento de la magia y de la naturaleza". Y arremetió contra la Iglesia católica que "En España se puso al lado de Franco cuando los republicanos eran más cristianos, más próximos al mensaje de Jesús, basado en el amor y olvidado por la jerarquía eclesiástica".

Bassi se dispara en su español agarrotado para preguntarse en alto "cómo la Constitución española tiene una ley contra la blasfemia" mientras se acalora explicando que él no tiene nada en contra de los cristianos; que él es amigo personal de curas católicos; que aplaude la teología de la liberación y a los cristianos de base. Y vuelve a cargar contra la derecha. "Como no tienen argumentos, utilizan la mentira para defender sus sistema basado en una fe muy débil".

El payaso ateo reivindica la utopía castigando a la manera en que lo hicieron siempre los bufones a sus antiguos compañeros ideológicos, a quienes encuentra faltos de pasión y a quienes pretende recordar "de dónde venimos políticamente" y la "necesidad" de defender la tradición humanista frente "al capitalismo" que sustenta a la derecha.Leo Bassi predica la revolución pendiente de la izquierda en la sala de conferencias del Auditorio de Ourense ante los periodistas, acompañado de la teniente de alcalde, la nacionalista Isabel Pérez, a quien agradece que haya querido sentarse a su lado y presentarlo.

Inmediatamente cita a Ignacio Arzuaga, "sobrino de Rato", para alertar a los progresistas de los movimientos de la "derecha cristiana". "Arzuaga está en el Tea Party más duro de los republicanos norteamericanos ¡y pronuncia discursos para la asociación de veteranos del Ejército americano!", clama, elevando expresivamente las manos. Pero a la pregunta de si cree que España corre el riesgo de berlusconizarse, Bassi niega primero con la cabeza e inmediatamente apostilla: "No es el caso, porque Berlusconi no es cristiano; es polígamo".

Sobre España, Leo Bassi tiene información detallada. Ha abierto una página web, PPleaks.com -lleva más de 200.000 visitas- con el mapa de la corrupción política española.Galicia aparece en ese sonrojante mapa lleno de chinchetas. En cantidad similar o incluso superior incluso a Valencia. El cómico activista asegura que ha sido elaborado basándose en datos contrastados y publicados y sostiene que salta a la vista que hay un eje Galicia-Madrid-Valencia, y algo de Baleares, en donde "hay coincidencia de algunas constructoras". "Resulta que los constructores gallegos corruptos son los mismos que los de Murcia", acusa.

Ahora está preparando el mapa de las "violaciones del laicismo" y piensa aún en hacer otro sobre el PP y su defensa del libremercado "cuando en realidad lleva a cabo sus megaproyectos pagados por el Estado". El payaso italiano no se apea de la palabra en su encendida conferencia contra la hipocresía. "Lo de Valladolid me ha dado un megáfono para hablar de este tema", justifica su malestar mientras advierte de que no ha recibido aún la acusación. "El futuro es mejor que el pasado. Hay razones para creer en el futuro", concluye el bufón del siglo XXI su utópico discurso.

El cómico italiano Leo Bassi, ayer durante la presentación en Ourense de su espectáculo <i>Utopía</i>.
El cómico italiano Leo Bassi, ayer durante la presentación en Ourense de su espectáculo <i>Utopía</i>.NACHO GÓMEZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de abril de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50