Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNIDADES | CiberP@ís

Los reyes del YouTube español

Los amos del 'videoblog' crean formatos de éxito con pocos recursos

Jaime Fernández Miranda (Gijón, 1969) comenzó publicando sus destrezas sobre la tabla de surf en su página y terminó subido a un helicóptero, grabando con un móvil. Marc Ruiz (Reus, 1994) saca tiempo entre sus clases para dar consejos a los novatos en YouTube. Jesús Calvo de León (Sevilla, 1985) protege su iPhone con una funda adornada con uno de sus dibujos animados. Rafael Tuduri (Mallorca, 1986) acaba de descubrir que lo suyo es la enseñanza interactiva.

Con temáticas y métodos diferentes, ellos son los reyes de YouTube en España. Sus canales reciben más visitas que los medios tradicionales. Por cifras nadie le tose a Calvo de León. Su Niña Repelente contabiliza más de 31 millones de visitas. Y subiendo.

Este programador se unió a los hermanos José Antonio y Manuel Pérez, exempleado de McDonald's y diseñador gráfico, para crear un magacín de humor, Frikibot, que explotó con este personaje conocido en toda América Latina. "Los tres vivimos de ella", dice. Obtienen ingresos por la publicidad de YouTube y comercializan una línea de complementos (camisetas, llaveros, sudaderas...). Con su humor ácido de marcado acento andaluz, se ríen de casi todo, salvo de la Semana Santa. "Con esto no hay bromas que valgan, quizá nos atrevamos con la Feria de Abril, pero no más allá". Ahora ya no estrenan los episodios en la plataforma de Google, sino en Tuenti, en el canal de Movistar.

Tuduri, experto en diseño, comparte lo que sabe. Su canal es el cuarto por número de suscripciones: más de 50.000. Si alguien quiere aprender Photoshop, modelado en 3D o diseño gráfico, este es el sitio. Los contenidos se crean con un equipo de 10 a 20 voluntarios. El método, sencillo: Hacen un screencast, una captura de pantalla de las acciones, que luego comenta. El éxito de su idea le ha convertido en profesor fuera de la pantalla. "En persona puedes corregir al alumno, pero en Internet se aprende todo". Sus tutoriales han escalado posiciones por méritos propios, sin anunciarse. "El boca a boca", supongo, "porque no nos hemos gastado un duro en publicidad".

Fernández comparte una tienda de ropa surfera con su hermano. Hasta que ganó la segunda edición del Movil Film Festival su familia no le tomaba en serio. Todavía no obtiene beneficios, porque el dinero que gana lo reinvierte. "Lo que es del videoblog, vuelve al videoblog". En su canal se mezclan sus vídeos sobre las olas con cortometrajes. Su mayor logro fue un vídeo viral, de gran difusión en la Red: Ovni gallego. Aunque pocos comprenden por qué no les saca más rédito, con más de 10.000 visitas diarias.

El benjamín, Marc Ruiz, se aficionó a las cartas con Magia Borrás. Y le gustó tanto, que no se separa de la baraja. Ahora es mago. "De cerca", matiza. Es decir, sin subirse al escenario. Ruiz dio el salto a la Red hace un año con una cámara de bolsillo y un trípode. El equipo es sencillo, pero no tanto el método. "Me puedo pasar dos días repitiendo un truco hasta que queda perfecto, para evitar que lo saquen, aunque como pueden verlo tantas veces como quieran, lo acaban consiguiendo". Su canal tiene más de 2.000 suscriptores y muchos de los trucos superan las 100.000 visitas diarias.

Todos echan de menos mejoras en la gestión de comentarios en YouTube, sobre todo con los anónimos. Y critican la definición estándar, de 360 píxeles, porque resulta escasa. "Las conexiones ya permiten dar mejor definición", dice Tuduri. Calvo de León es aún más ambicioso: "Sería un sueño tener un editor online para cuando has subido el material".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de abril de 2011