Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JEAN ARSÈNE YAO | Profesor de Historia

"Quien controla el cacao controla la política y la guerra"

Jean Arsène Yao, marfileño de 41 años, es doctor en Historia y profesor de la Universidad de Abiyán. Vive en Madrid, aunque se desplaza con frecuencia a la ciudad que está a punto de ceder a las fuerzas de Alassane Ouattara, el presidente electo.

Pregunta. El detonante de la violencia es electoral. Laurent Gbagbo se niega a abandonar el poder aunque perdió las elecciones de 2010. ¿Cuándo situaría el origen del conflicto?

Respuesta. Todo empieza en 1993, al morir el primer presidente, Félix Houphouët-Boigny. Su primer ministro, Alassane Ouattara, y el presidente del Parlamento, Henri Konan Bédié (el sucesor según la Constitución), se disputan la presidencia. Gana Bédié y un año después, inspirado por un grupo de intelectuales marfileños, crea el concepto de ivoirité (marfileñidad), que fue desvirtuándose para convertirse en arma arrojadiza contra parte de la población, principalmente los del norte (malinké y senufo), zona de origen de Ouattara. En esta región Ouattara obtuvo entre el 70% y el 90% de los votos.

P. Ouattara fue vetado para presentarse a las elecciones en dos ocasiones porque su padre procedía de Burkina Faso. ¿Hay un trasfondo xenófobo?

R. Antes de 1960, cuando Costa de Marfil era una colonia, los franceses trajeron mucha mano de obra a las plantaciones de cacao. Un tercio de la población son extranjeros. Proceden de Níger, Malí, Senegal y Guinea-Conakry, pero sobre todo de Burkina Faso. Los inmigrantes llegaron de países mucho más pobres y de mayoría musulmana atraídos por el "milagro marfileño" de los setenta, y se identificaron más con los pueblos del norte. Ouattara, en su lucha por llegar a ser presidente, se convirtió en un símbolo para ellos. El problema con Ouattara era el origen de su padre, quien, aunque vivió en Costa de Marfil, fue enterrado en Burkina.

P. Costa de Marfil es el principal productor de cacao mundial. ¿Cómo condiciona el conflicto?

R. El cacao representa el 40% de los ingresos de exportación del país. Ha servido para financiar grandes proyectos y también la guerra. Quien controla el cacao controla la guerra, la política y la economía, de ahí el interés de las fuerzas de Ouattara de tomar el puerto de San Pedro, desde donde se exporta el cacao. El comercio y el transporte están controlados por los malinké, etnia de Ouattara. Económicamente fuertes, solo les faltaba el poder político, y Ouattara encarnaba esta opción. También están los intereses de las multinacionales. Costa de Marfil es un importante mercado que siempre controló Francia. Con la llegada de Gbagbo las cosas empezaron a cambiar. China, Rusia, Sudáfrica y Brasil han ganado mercado y restado poder a Francia, que ve en Ouattara a quien podría defender sus intereses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2011