Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Revival' de Berlanga en Casa América

Un espectáculo teatral en el Palacio de Linares recrea el disparatado rodaje de 'Patrimonio Nacional' con la participación del público asistente

La noche del pasado miércoles José Luis, el hijo del director de cine Luis García Berlanga, andaba vestido de cura por los pasillos y estancias del Palacio de Linares, actualmente la Casa de América. Y mientras Oscar Ladoire daba palos de ciego con bastón incluido, el también actor José Lifante hacía indistintamente de hijo del marqués de Leguineche (marqués de Linares en la vida real), o de mayordomo, el mismo papel que interpretó en Patrimonio Nacional, la hilarante película de Berlanga.

Hace algo más de cuatro meses que falleció el realizador valenciano y 30 años desde que rodara la película, exactamente en el mismo palacio, aunque con algo más de polvo. Con ese motivo la Casa de América le dedica un divertido homenaje. Y, por esa razón, familiares, amigos, y actores que trabajaron con el director se reunieron el pasado miércoles. Todos querían llenar de nuevo el escenario del rodaje donde ahora se vuelve a rodar. Esta vez Patrimonio Berlanga, un espectáculo teatral escrito por el guionista Raúl de Tomas que pretende introducir al público de lleno en lo que fue la realización de Patrimonio Nacional.

La propuesta es una experiencia que permite revivir el rodaje en directo

En esta ocasión el público podrá interpretar el papel que en su día tuvieron el maravilloso Luis Escobar (Marqués de Leguineche) o José Luis López Vázquez (el hijo), formar parte de algunas de las más míticas secuencias e incluso doblar los diálogos que escribieron magistralmente a cuatro manos dos de los grandes genios del cine español, Rafael Azcona y Berlanga, para hacer un retrato delirante de la decadencia de la sociedad cortesana después de la dictadura franquista.

Por una vez, y quizá sirva de precedente, se reutilizan los escenarios que forman parte de la historia de nuestro cine y, en consecuencia, de nuestra historia. Por una vez Madrid, que también es escenario, se saca partido.

La propuesta permite por tanto recorrer muchas de las espectaculares estancias del Palacio de Linares, recrear su vida hace 30 años, conocer las anécdotas del disparatado rodaje que obligó a actores y a técnicos a hacer noche en el palacio. Se acaba así con sus temores por las leyendas de los fantasmas y las apariciones que circundaban al palacio y a la familia del marqués.

Tras la experiencia, de una hora y cuarto de duración, José Lifante, el mayordomo Goyo enganchado al walkie-talkie de Patrimonio Nacional, rememoraba algunos momentos de aquel rodaje: "Fue realmente divertido. Berlanga no daba instrucciones a los actores, simplemente decía no y tú te buscabas la vida para encontrar la manera de justificar tu personaje, ya fuera pintándole las uñas a la marquesa o dejándote los dedos abriendo ostras". En su opinión, este tipo de actividades pone en valor el patrimonio cultural, "algo que los americanos saben hacer muy bien pero que nuestros limitados políticos no acaban de entender", decía.

De momento solo serán dos fines de semana, el que empieza mañana y el próximo. Habrá cuatro pases el sábado y cinco el domingo de grupos de hasta 80 personas que, después, dentro del palacio, serán repartidos de veinte en veinte para pasar a la acción.

Una perfecta excusa para revisitar un clásico del cine español, conocer los interiores de uno de los pocos palacios que se mantiene intacto en la capital y vivir la experiencia de un rodaje.

Patrimonio Berlanga. Días 2, 3, 9 y 10 de abril. 25 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2011