Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece el malestar en el PP con Botín, al que ven interesado en las cajas

Rajoy promete bajar los impuestos solo a las pymes ante 100 emprendedores

La relación entre Emilio Botín y Mariano Rajoy nunca ha sido buena. El líder del PP sí mantiene cercanía con Francisco González, presidente del BBVA, el gran rival del banco Santander. Con Botín todo, o casi todo, han sido encontronazos. Y después del último, protagonizado el sábado por el banquero, que descartó la estrategia de Rajoy de pedir elecciones anticipadas, en el PP crece cada día el enfado con el presidente del banco Santander.

Por los corrillos populares circulan todo tipo de especulaciones sobre los verdaderos motivos de Botín -que fue secundado por Borja Prado (Endesa), Rafael del Pino (Ferrovial) y Juan Miguel Villar Mir-. Todos recuerdan que está a la espera de que el Gobierno indulte a su primer ejecutivo, Alfredo Sáenz, condenado por el Tribunal Supremo a tres meses de prisión y de inhabilitación para ejercer funciones en banca por un delito de acusación falsa contra unos deudores de Banesto.

El líder del PP busca ser identificado con los empresarios que crean más empleo

Pero no es solo eso, dicen. El PP cree que Botín es el principal interesado en el proceso de desaparición de cajas de ahorro que se está viviendo en España, porque son sus competidoras naturales. El PP decidió no apoyar la última reforma financiera. Se abstuvo. Botín y Rajoy ya chocaron cuando el PP rechazó el plan de recortes en mayo de 2010, que salió adelante por un voto.

Rajoy sigue a su ritmo, convencido de que el apoyo de Botín perjudica a Zapatero, sobre todo en el electorado de izquierda. Y como contraste, Rajoy se rodeó ayer de un centenar de representantes de pymes en un vivero de emprendedores en Madrid, Utopic_us.

Después de una larga exposición sobre su visión de la economía, que no pareció entusiasmar nada a la audiencia, mayoritariamente por debajo de los 40 años, Rajoy les presentó su "ley de emprendedores", un documento de 14 folios lleno de buenas intenciones, sobre todo en reducción de la morosidad pública, facilidad para crear una empresa y reducción de impuestos para pymes, aunque aún sin concretar.

El documento es un apunte de 50 ideas, sin especificar qué leyes hay que modificar o con qué partidas hacer las mejoras. Rajoy aclaró, frente a lo que suele plantear, que él no tiene intenciones de bajar todos los impuestos porque eso, con la crisis, sería "una tontería". Pero sí se comprometió a bajar los impuestos para las pymes, aunque no detalló mucho más. Al equipo más cercano del líder del PP le interesa mucho la cercanía con los emprendedores, y por eso el acto había sido preparado con detalle, y la fecha elegida no era casual. La idea que quieren trasladar es que Rajoy está con los que de verdad crean empleo mientras Zapatero se ve con los magnates.

Rajoy no citó a Botín pero lanzó un mensaje a los grandes patronos: "El 80% del empleo en España depende de las pymes. Sin pymes nunca habrá grandes empresas españolas. Mercadona o Mango o Zara antes de llegar a lo que son eran pymes que pasaron apuros. Si no hay apoyo para ellas no habrá grandes empresas". Además, planteó sustituir Educación por la Ciudadanía con "fomento de la actividad emprendedora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2011