La CAM y Cajastur tienen cuatro días para decidir si rompen o mantienen la fusión

La tensión entre Cajastur y Caja Mediterráneo (CAM) tiene fecha límite: el 30 marzo. Este es el plazo que les ha dado el Banco de España para que alcancen un acuerdo sobre si siguen adelante con su fusión o si presentan un nuevo proyecto. El 30 se celebrarán las respectivas asambleas de cada caja para aprobar la segregación de activos al Banco Base. Para entonces, salvo acuerdo o ruptura antes, se conocerá si hay consenso en las valoraciones de los activos con los que la entidad alicantina formará parte del Banco Base, donde también está, además de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura.

El proyecto es de importancia para todo el sector financiero ya que esta fusión es la tercera entidad con 124.127 millones de activos. El conflicto está en la valoración de los activos: los asturianos quieren que la CAM represente el 27% del Banco Base frente al 40% firmado inicialmente. La caja de Alicante tiene 70.000 millones en activos, con una morosidad del 8,7%. La razón de la rebaja es el gran número de activos dañados, según fuentes asturianas. En Alicante no se quiere reducir lo pactado y mantienen la participación del 40%. En caso de ruptura, la CAM podría acabar en manos de La Caixa, el Santander o el BBVA. Si no llegara ninguna entidad privada, sería el Banco de España el que nacionalizara la CAM.

Para Banco Base también es un problema perder a la CAM porque quedaría como una entidad mediana, de 55.000 millones de activos.

En la caja alicantina había ayer malestar y cierto desconcierto con una situación que se atribuye al intento de Cajastur de incrementar su cuota de poder a costa de la CAM. "Peor imposible", resumía la situación un consejero de la entidad.

La CAM insiste en que la mejor salida para todos, incluido para el Banco de España, es mantener el acuerdo de fusión y darle el espaldarazo definitivo el miércoles. Ayer, de hecho, se negociaba en Madrid en esta línea.

Mientras, el Banco Base presentará el lunes su propuesta de capitalización ante el Banco de España. Y pese a las discrepancias entre Cajastur, que prefería acudir a las ayudas del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y la CAM, que se decantaba por la salida a Bolsa, el consejo del Banco Base acordó días atrás recurrir a la primera opción. Un acuerdo que contó con el apoyo de los consejeros nombrados por la CAM.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS