Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FOTOGRAFÍA

Compañeros del metal

El fotógrafo estadounidense Peter Beste retrató el día a día de las bandas de black metal noruego. El fruto es un libro y una exposición que ahora está en Madrid.

"Les encanta maquillarse para subir al escenario, pero no salen así a la calle", explica Peter Beste (Houston, 1978), un fotógrafo afincado en Nueva York que dedicó seis años a retratar la escena black metal noruega. "Si solamente te fijas en la parafernalia que los envuelve, te preguntas: ¿es puro teatro o van en serio? Al final descubres que son ambas cosas a la vez. Les encanta la pose; la diferencia es que hay quien sabe utilizarla de un modo acorde con sus intenciones", comenta en la presentación en Madrid de la exposición de fotografías incluidas en su libro True norwegian black metal (Vice Books, 2008). Son 150 instantáneas que reflejan las paradojas de una sociedad, la noruega, con un pie en el atavismo pagano y otro en el bienestar. Beste pone especial énfasis en mostrar la faceta más familiar y cotidiana de sus protagonistas, con una vocación más documental que estética. Su intención era buscar otro enfoque, "mostrar una dimensión más humana y capturar su entorno de la manera más realista posible. Todos hemos visto las mismas fotos de tíos duros con brazaletes de pinchos y haciendo los cuernos, pero eso no era lo que yo realmente buscaba para mi libro". Precisamente es en el afán desmitificador de ciertas instantáneas donde reside su mayor interés al reflexionar sobre los tópicos de una escena que lleva años alimentándose del morbo. En su faceta paganista y satánica, el movimiento es responsable de que entre 1992 y 1998 ardieran 52 iglesias o de la profanación de 15.000 tumbas. Por no mencionar que en 1993 Øystein Aarseth, vocalista de Mayhem, fue asesinado por Varg Vikernes, de Burzum, otro grupo de black metal. "Más allá de lo musical, lo que me interesaba era el ambiente provocador y contracultural que lo rodeaba. Eso, unido a la imaginería tan característica del género y a sus connotaciones socioculturales, casi antropológicas, fue lo que me decidió a embarcarme en el proyecto. No se puede negar que existe un gran componente de teatralidad en la propia naturaleza del black metal, pero, como en todas partes, hay gente honesta. De hecho, la mayor parte de ellos son extremadamente cultos y llevan unas vidas de lo más normales. King Ov Hell (exbajista de Gorgoroth), por ejemplo, trabaja como maestro de primaria en Bergen. Otros tienen titulaciones en filosofía o historia de la religión. Están más interesados en Nieztsche y la tradición vikinga que en el mero hecho de maquillarse, emborracharse y montárselo con chicas al estilo Motley Crüe".

"La mayor parte de ellos son muy cultos y llevan vidas de lo más normales"

Actualmente, Beste ultima los preparativos de un nuevo álbum fotográfico de trasfondo musical, centrado en el mundillo del gangsta-rap, que ha supuesto su regreso a las calles de su ciudad natal, Houston. Un ambiente que desconocía, pero que le ha fascinado desde siempre y cuyo enfoque guardará bastantes similitudes con el de su trabajo precedente. "Empecé con la idea en 2004, cuando todavía estaba trabajando, y, en ese sentido, el modus operandi está siendo bastante parecido. No me interesa tanto retratar el ámbito gangsta como colarme en sus hogares y fotografiarlos en el día a día, junto a sus mujeres e hijos".

Si se le pregunta sobre posibles paralelismos entre ambas escenas, Beste esboza una sonrisa cómplice. "Tanto en una como en otra buscan la notoriedad y el respeto. Cuando te acercas a fotografiar a un rapero, quieren las típicas fotos; posar orgullosos con sus cadenas, sus gorras y todo eso. Y aunque está claro que resulta mucho más difícil relacionarse con los black metaleros noruegos, es mil veces más peligroso acercarse a un rapero de Houston llevando encima una cámara de fotos. Sobre todo si eres blanco como yo, porque lo primero que piensan es que eres policía. Nunca he tenido problemas en los bosques de Noruega, pero es irónico comprobar lo cerca que puedes estar de ser tiroteado a pocas manzanas del patio de casa de tus padres".

La exposición True norwegian black metal se puede ver en Madrid (Cuervo Store, calle de Velarde, 13) hasta el próximo jueves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de marzo de 2011