Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda ratifica que el Villarreal cometió un fraude de 500.000 euros

Una denuncia destapó facturas falsas en las obras del estadio

La denuncia por un presunto fraude fiscal cometido por el Villarreal CF, que preside Fernando Roig, sigue activa. La semana pasada, un inspector de Hacienda acudió a declarar al juzgado número 4 de Vila-real ante cuyo titular ratificó los términos de la denuncia, que imputa a los miembros del consejo de administración del club un supuesto fraude a la Hacienda Pública de más de 500.000 euros.

El inspector, que ya ha acudido en varias ocasiones al juzgado, confirmó la tesis de que, a raíz de las obras de ampliación realizadas en el estadio de El Madrigal y en la ciudad deportiva del club, se emitieron facturas falsas y se defraudó una cantidad que supera los 500.000 euros. Hacienda detectó y destapó la deducción de un IVA que no se había ingresado y cuantificó la cantidad defraudada en 190.000 euros, en el caso del ejercicio fiscal de 2004, mientras que habrían dejado de ingresarse en las arcas públicas durante 2005, según la Agencia Tributaria, 350.000 euros.

Roig está acusado de deducirse un IVA que no había sido ingresado

El contrato incluía la construcción de una residencia en la ciudad deportiva

El caso saltó en julio de 2009 cuando la propia Agencia Tributaria presentó denuncia contra todos los miembros del consejo de administración del Villarreal CF. La denuncia, que garantiza que el supuesto delito no pueda declararse prescrito, fue remitida a la fiscalía de Castellón, que determinó la existencia de indicios de un presunto delito fiscal, otro contable y otro de falsedad continuada, de los que señaló como responsables a más de una treintena de personas. Entre los imputados, se encuentran el propio Fernando Roig, su hijo Fernando Roig Nogueroles y uno de los consejeros más destacados del club, José Manuel Llaneza.

Todos ellos han declarado ya, en calidad de imputados, ante el juzgado de Vila-real, aunque sus declaraciones apenas han trascendido.

En cualquier caso, el mismo día que se conoció la presentación de la denuncia, el propio Roig aseguró haber pagado todas las facturas y su IVA correspondiente. "Está todo pagado y todo el IVA ingresado en Hacienda", aseguró Roig. El presiente del Villarreal CF adujo que durante los ejercicios fiscales investigados y denunciados, 2004 y 2005, se realizaron obras en el campo y en la ciudad deportiva por un valor total de 8 a 10 millones de euros. "No soy un corrupto ni nada parecido", alegó Fernando Roig.Las obras que dieron origen a la supuesta emisión de facturas falsas e hinchadas se realizaron en el estadio El Madrigal y en la Ciudad Deportiva del Villarreal C.F. La adjudicataria de los proyectos fue Estructura, Viviendas y Carreteras (EVCSA) que, a su vez, subcontrató a otras empresas de la construcción para la realización de estos trabajos.

Según la Agencia Tributaria, las obras realizadas no se corresponden con la facturación emitida por el adjudicatario. En cualquier caso, según fuentes del caso, el Villarreal CF es la entidad a la que se imputa el delito fiscal, mientras que el resto de imputados lo son como cooperadores necesarios.

La denuncia presentada por la Agencia Tributaria y tramitada por la fiscalía de Castellón señala que "las comprobaciones realizadas por la inspección han permitido constatar que parte de la facturación emitida por EVCSA al Villareal SAD no se corresponde con la realidad de los trabajos ejecutados". Además, según el informe de la inspección, que fue ratificado por el inspector de Hacienda que declaró, en calidad de testigo, la pasada semana en el juzgado número 4 de Vila-real, se facturaron, en unos casos, un número de horas o materiales "muy superior al real". En otros casos, tal como relata la denuncia de Hacienda, los precios no se correspondían con los trabajos realizados.

Según fuentes del caso, las empresas ejecutoras de los trabajos de ampliación del estadio y de la construcción de la residencia en la ciudad deportiva han alegado la existencia de obra subterránea, es decir, obras realizadas pero no visibles con las que se justificarían los precios que aparecen en las facturas.

"Las obras están aquí y se pueden ver", dijo el presidente del club, Fernando Roig, el mismo día que aseguró estar al corriente de todos los pagos a Hacienda y no haber cometido ningún tipo de fraude en la ejecución de los proyectos.

La Agencia Tributaria expuso que la cantidad supuestamente defraudada por el Villarreal, algo más de 500.000 euros, corresponde a facturas emitidas por EVCSA por un valor de más de 3,9 millones de euros. Fernando Roig aseguró haber presentado a Hacienda toda la documentación. "He cumplido con todas mis obligaciones", dijo. "Me han oído pero no me han querido escuchar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 2011