Reportaje:

Secuencias desde el tranvía

Autores vascos desarrollan un proyecto artístico para dinamizar un barrio de Burdeos - La iniciativa está en la primera de sus tres fases

Cours de l'Argonne es una calle del barrio Saint-Nicolas, al sur de Burdeos, con cierto aire fantasmagórico. Los comercios han ido vaciándose por diversas circuntancias al tiempo que la calle experimentaba una transformación urbanística con la llegada del tranvía hace seis años. Es un barrio variopinto al que llegan muchos inmigrantes.

Había que darle la vuelta y dinamizar no solo la calle y el comercio, sino la vida entera del barrio. En este escenario, el artista donostiarra Juan Aizpitarte aterriza con el proyecto Éxodo a petición de la asociación L'Agence Creative, creada en torno al arte contemporáneo.

"Como suele ocurrir en los espacios públicos, se busca en las creaciones una solución a ciertas situaciones de patología urbana. El arte en el espacio urbano es capaz de generar valor, interés", explica Aizpitarte, comisario del proyecto, en el que participan autores vascos y catalanes.

El tranvía se concibe como una cámara que retrata la vida de los vecinos
El resultado del trabajo se presentará en octubre en la bienal Evento

Le dieron carta blanca, o lo que es lo mismo: "Haz lo que te dé la gana", recalca el autor. Usar esa libertad creativa con cautela le llevó durante un tiempo a acercarse al barrio para descubrir el territorio, ver las dimensiones de las calles y tomar contacto con las inquietudes de su vecinos.

Decidió llamar Éxodo al proyecto porque la calle Cours de l'Argonne tiene reminiscencias históricas. Era la vía por la que llegaban los españoles exiliados durante la Guerra Civil para asentarse en Burdeos. El tranvía y el vacío urbano inspiraron a Aizpitarte. "Decidí vertebrar el proyecto en torno al cine; intentar que los artificios cinematográficos se incorporasen a la realidad", explica.

El tranvía se concibe como una camara que no para de hacer un trávelin de ida y vuelta. Mientras, los viajeros contemplan el barrio en movimiento. "Convertir la realidad en un decorado es la base creativa de todo el proyecto. Ver la realidad desde la trasera de un cristal sin el sonido directo nos lleva directamente a la idea de cine", apunta.

Dividido en tres fases, Éxodo se encuentra en la primera, en la que se desarrollan talleres de sonido, luz, imagen y movimiento y guion. Luego vendrá el rodaje de una película que se rodará sobre la marcha. En la tercera fase, los vecinos tendrán su parte más activa durante la presentación del proyecto en Evento, una bienal que se celebrará el próximo mes de octubre en la ciudad francesa y que busca una alianza total entre instituciones y formas culturales.

El proyecto resulta evolutivo en todos los sentidos, incluso en su financiación, en la que participan desde organismos locales del barrio al Ayuntamiento y la empresa gestora del tranvía.

Aizpitarte, quien comparte el comisariado del proyecto junto a Iban Hernandorena, compara Burdeos con Bilbao. "Tienen unas dimensiones parecidas, una problemática similar posindustrial a recuperar y con el tranvía como elemento unificador entre pasado, presente y futuro", concluye.

Dos reponsables del proyecto atraviesan la calle Cours de l' Argonne, por la que pasa la línea B del tranvía de Burdeos.
Dos reponsables del proyecto atraviesan la calle Cours de l' Argonne, por la que pasa la línea B del tranvía de Burdeos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción