El Consell hace un traje a medida para los terrenos de Ortiz en Terra Mítica

"Cotino ha convertido el PEDUI de Terra Mítica en un cortijo". Así de tajante se manifestó ayer el concejal de Urbanismo de Benidorm, Jaime Llinares, al dar cuenta de la aprobación definitiva por parte del Consell de la modificación 6 del Plan Especial de Usos e Infraestructuras (PEDUI) del Área del Parque Temático Benidorm-Finestrat, que permitirá al promotor Enrique Ortiz y sus socios cambiar a su conveniencia los parámetros urbanísticos de 132.885 metros comprados a Terra Mítica en julio de 2006.

El consejero de Territorio y vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, firmó el 21 de febrero la aprobación definitiva de la modificación 6 del PEDUI que implica cambios en la ficha de ordenación de cinco parcelas de suelo no urbanizable que Enrique Ortiz e Hijos Contratista de Obras, SA, se quedó en subasta por 85 millones de euros, aunque luego vendió la mitad a las empresas Creambiente Mediterráneo, SL, e Implantación de Técnicas Innovadoras, SL, ambas del grupo Edival, por 42,5 millones. Estas parcelas formaban parte del suelo de reserva del parque Terra Mítica, la mercantil que las subastó en una notaría de Valencia por un precio de salida de 60 millones para levantar la suspensión de pagos en la que se encontraba sumida desde 2004.

Entre los cambios que podrá realizar a Ortiz están la reducción a 2.000 metros de la parcela mínima, pasar la separación de lindes de 20 a 7 metros, aumentar una altura el suelo destinado a uso hotelero y a apartamentos turísticos e incrementar la altura de cornisa de 13 a 16,5 metros y la de cumbrera de 14 a 18 metros para los mismos usos.

En resumen: Ortiz compró en 2006 suelo en unas determinadas condiciones urbanísticas por 85 millones que casi cinco años después es sometido a una serie de modificaciones solicitadas por él mismo para adaptarlas a su conveniencia.

Ortiz ha sido uno de los promotores más beneficiados con adjudicaciones del Consell, del Ayuntamiento de Alicante y de la Diputación, sendas instituciones en manos del PP. Las relaciones empresariales de Ortiz con estas instituciones han derivado en un sinfín de supuestas ilegalidades que investigan los tribunales. Las de mayor calado son la implicación del promotor en el caso Gürtel por supuesta financiación ilegal del PP, su imputación por supuesto cohecho en la adjudicación del plan zonal de la basura de la Vega en el caso Brugal.

Además, está acusado de cohecho por el fiscal en la pieza de este sumario que investiga el plan general de Alicante. Y, por último, la fiscalía investiga un supuesto fraude en el proyecto de la estación de autobuses de Benidorm, igualmente adjudicado al promotor.El concejal de Urbanismo de Benidorm, Jaime Llinares, estima que "cualquiera que quisiera haber concurrido a la subasta, podría haberlo hecho por más dinero del que pagó Ortiz sabiendo que luego la Administración permitiría modificados para favorecer los intereses privados del comprador". "En última instancia van contra los intereses del parque, que podría haber sacado más dinero subastando el suelo en 2006 en las nuevas condiciones", añadió el edil, para quien en este caso "la administración se ha puesto al servicio de mercantiles privadas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por estas razones, avanzó que propondrá al pleno de Benidorm llevar al asunto al juzgado e instó a los partidos políticos progresistas de las Cortes a que "aprovechen esta resolución del Consell para iniciar acciones legales".

Llinares especificó que con la modificación, las parcelas serán "de alta densidad constructiva, con 0,68 metros de techo por cada metro cuadrado, que es superior a la de todos los sectores de la ciudad recogidos en el Plan General". La modificación se ha aprobado con los informes contrarios del arquitecto y el secretario municipal. Este último llegó a dictaminar el 4 de enero de 2010 que los cambios sólo pueden entenderse "como el deseo de favorecer injustificadamente al actual titular de las parcelas" y que el Consell no está legitimado para modificar el Plan General de Benidorm "por cuanto la ordenación que se propone por su condición de pormenorizada es competencia exclusiva del Ayuntamiento".

Desviación de poder

El secretario de la corporación informó de que lo contrario sería "entender que el Ayuntamiento ha perdido su competencia territorial sobre el ámbito físico del suelo incluido en el PEDUI [8.654.653 metros en el término de Benidorm] y que dicho ámbito ha pasado a ser término municipal de la Generalitat". Y más: la modificación puntual prevista "supone una desviación de poder".

Ortiz y Edival tenían previsto invertir 350 millones en la construcción de unas 2.000 viviendas y un hotel de lujo; incluso llegaron a solicitar la licencia para iniciar las obras, aunque a día de hoy no se ha movido ni una piedra.

Llinares también reclama la participación del Ayuntamiento en las plusvalías y en la cesión del 10% del aprovechamiento lucrativo de los 10 millones de metros del PEDUI.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS