Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña no coloca deuda pese a pagar el doble que el Estado

La Generalitat ofrecía el 5,5% a dos años a grandes inversores

Los mercados siguen cerrados para la deuda pública catalana. El Gobierno de Artur Mas intentó ayer, sin éxito, iniciar la colocación de entre 300 y 500 millones de euros entre grandes inversores a través de un grupo de entidades financieras. La operación se vio frustrada a pesar de la remuneración que ofrecía, el 5,5% a dos años, el doble de lo que se paga por la deuda estatal, cerca del 2,85%. Fuentes financieras explicaron que las entidades que tenían el mandato de la Generalitat aparcaron la colocación tras constatar, mediante un sondeo, el poco interés que suscitaba la emisión entre inversores institucionales.

Fuentes financieras explicaron que, tras ese revés, la operación vuelve a estar "muy verde". Lo está hasta el punto de que ahora no pueden darse ni por cerrados los términos y las remuneraciones de la colocación, según personas cercanas a la negociación. El Gobierno catalán rechazó comentar la operación porque "no está cerrada".

Las entidades tantearon ayer a inversores después de que la semana pasada apreciaran signos de apertura en los mercados de inversión. El principal fue el pacto que alcanzaron los Gobiernos de la Unión Europea para reforzar el fondo de rescate para países con problemas. Además, el martes, el Estado colocó 5.500 millones en letras a 12 y 18 meses con el menor coste desde octubre de 2010.

Así como la crisis japonesa jugó el martes a favor de las letras -los inversores se retiran de los mercados bursátiles y se refugian en la renta fija-, en el caso de la catalana no fue así, puesto que la consideran una inversión más arriesgada en un momento de incertidumbre. Sin embargo, las fuentes consultadas aseguraron que la crisis japonesa no es el único motivo, puesto que desde hace semanas la Generalitat explora, sin éxito, la colocación de deuda en los mercados mayoristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2011