Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Diseño

"El futuro nunca se hace realidad"

Jasper Morrison, adalid de la corriente "supernormal", busca piezas que duren

El arquitecto Adolf Loos decía que la vigencia estética de un objeto debía durar tanto como la materia de la que estuviera hecho. Algo parecido piensa el diseñador Jasper Morrison (Londres, 1959), adalid, junto al japonés Naoto Fukasawa, del diseño "supernormal". Lo "supernormal" es más un objetivo que un adjetivo. Lo buscan los diseñadores preocupados porque sus trabajos no sean productos de temporada. Lo tienen el clip o el palillo, piezas que no llaman la atención pero que echamos en falta cuando no están.

El diseño austero de Morrison no se pone en crisis con las crisis económicas. Tal vez por ello ha pasado por Madrid para recoger el premio especial AD al diseñador del año.

"Extraordinario es el diseño equilibrado, manejable y fácil de identificar"

"Mientras una silla dure 40 años estamos tranquilos frente a la novedad"

Pregunta. ¿Por qué esa obsesión con lo "supernormal"?

Respuesta. Lo normal está desapareciendo. Tanta parte de nuestra vida está sobrediseñada que no queda inocencia.

P. ¿Se puede diseñar inocencia?

R. Debe ser diseñada. Será inocencia sintética. Pero será mejor que nada.

P. ¿Qué le hace pensar que al género humano le gustan las cosas sencillas?

R. El instinto. En los restos arqueológicos, las formas son muy simples. ¿Por qué un atleta debe intentar correr siempre más rápido? Es lo que debe hacer. Cada vez hay más personas que valoran las cosas sencillas.

P. ¿Simplificar es la labor del diseñador?

R. No hablo de reducir hasta la nada. Ni de minimalismo ni de cajas. Hablo de ponerle carácter a las formas sencillas para que resulten naturales y equilibradas.

P. ¿Preferimos simplificación a singularidad?

R. A los que prefieran lo singular les recomendaría que probaran lo normal. La calidad de vida gana con la normalidad.

P. ¿Cuándo funciona el diseño?

R. Sí, cuando no busca ser lo que no es.

P. ¿Todos los suyos son "supernormales"?

R. No, uno necesita un poco de libertad mental. Y luego están los clientes. Para Muji se puede hacer un reloj "supernormal", pero un relojero suizo querrá otro diseño.

P. ¿Y se sentirá cómodo haciéndolo?

R. No me obligo a hacer lo que no quiero. Puede haber lugar para lo extraordinario entre las cosas sencillas.

P. ¿Su nueva silla Hal para Vitra es "supernormal"?

R. En algunas versiones no se puede simplificar más. Hacerlas cómodas cuesta.

P. ¿Qué hace un diseño extraordinario?

R. El que sean cosas equilibradas, manejables y fáciles de identificar. Las que no te hacen dudar si son relojes o radios. Los objetos hacia los que uno siente cierta familiaridad. Trabajo con tipologías. Parto de lo que existe para obtener algo ligeramente diferente y un poco mejor.

P. Suena nostálgico...

R. Lo es. Pero el pasado tiene más información que el futuro.

P. Habla de identidad y tipologías cuando la ambigüedad parece la clave hoy.

R. Las tipologías trabajan la continuidad. Y yo creo firmemente que no estamos aislados. Nos apoyamos en siglos de existencia. Podemos mirar atrás y ver lo que han hecho. Las mejoras llegan en pasos muy pequeños.

P. ¿No cree en las revoluciones?

R. Hay pocas. Puedo parecer conservador, pero no tengo ningún interés en diseñar algo para que la gente diga dentro de 50 años qué avanzado era. El futuro no se puede predecir. El futuro es algo que nunca se convierte en realidad.

P. ¿Piensa que el modelo de la industria de la moda ha marcado un nuevo ritmo en la arquitectura y el diseño?

R. Hay hambre de novedad. La máquina necesita ser alimentada. Pero mientras una silla se pueda vender durante 40 años y una falda dure una temporada creo que podemos estar tranquilos. Detener la fashionización del diseño es cuestión de resistencia individual.

P. ¿Todavía hace vino?

R. Sí, en Burdeos. Llevamos cuatro cosechas.

P. ¿Es bueno?

R. Casi nos hemos bebido la primera cosecha. Era fácil. Los que llegan ahora son más complejos, llevan más esfuerzo.

P. ¿También le gusta el vino "supernormal"?

R. Bueno... si me pusiera una copa de Chateau Lafite me la bebería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011