Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua de Lugo volverá limpia al Miño

La ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, inauguró ayer en Lugo la nueva depuradora, en la que Gobierno central (85%) y Xunta (15%) han invertido 44,5 millones de euros que permiten cerrar la renovación del ciclo del agua en la ciudad. Se trata de una instalación con capacidad para depurar las aguas residuales de 200.000 habitantes equivalentes, con un caudal de 4.300 litros por segundo (frente a los 600 de la anterior planta).

Ubicada en las inmediaciones del Miño, la planta ocupa 85.000 metros cuadrados, en los que ha sido necesario excavar 200.000 metros cúbicos de tierra e instalar 150 kilómetros de cables para que la estación pueda funcionar. Mediante el uso de tecnología avanzada, la planta devolverá el agua al río con todas las garantías de no alterar el ecosistema.

El enclave natural en el que está ubicada ha obligado a elaborar un plan de protección ambiental para eliminar cualquier afección negativa derivada de su construcción y preservar su integración paisajística. El alcalde de Lugo, José López Orozco, se congratuló de haber cerrado el ciclo del agua en la ciudad gracias a esta infraestructura: "Ahora disponemos de agua en abundancia y la que captamos la devolvemos al río en las mejores condiciones, de ahí mi satisfacción".

Aguilar cerró la inauguración, a la que también asistió su predecesora, Elena Espinosa, con el anuncio de que se van a invertir en Galicia, en infraestructuras vinculadas con el agua, más de 1.000 millones de euros. Esta inversión se realizará "desde la cooperación y la colaboración institucional, en el marco de un protocolo que en su momento se estableció con la Xunta: el Gobierno aporta el 85% de los recursos y la Xunta, el 15% restante", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011