Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas pone en el punto de mira a las agencias de calificación

Las rebajas de Moody's antes del anuncio de los ajustes levantan sospechas

Los ministros de Economía de la zona euro apremiaron a la Comisión Europea a actuar "de manera urgente" para regular las agencias de calificación de riesgos, según señaló ayer su presidente Jean Claude Juncker. La toma de posición de los responsables de Economía se produjo tras las manifestaciones de varios ministros quienes expresaron su malestar por las recientes decisiones de las agencias.

La semana pasada Moody's rebajó tres escalones de un tirón la deuda de Grecia y uno en España. La publicación de sus valoraciones días antes de que los Gobiernos anunciaran sus planes de ajuste o reforma ha despertado serias sospechas.

La decisión de rebajar la deuda española causó notable sorpresa en los aledaños del Consejo Europeo del pasado viernes en donde los comentarios fueron muy favorables a las acciones emprendidas por Grecia, Portugal e Irlanda. Una de las máximas autoridades europeas destacó ayer que "España había mejorado mucho" en el control de sus cuentas públicas y las medidas adoptadas y que ello "contribuía a la estabilidad de la zona euro".

El Eurogrupo pide una regulación de forma "urgente" a la Comisión

La supervisión de las actividades de las tres agencias de calificación estadounidenses Moody's, Standard & Poor's y Fitch es una de las grandes frustraciones de la UE. La forma de operar de las agencias y su carácter oligopólico ha sido fuertemente censurada por reconocidos académicos como Paul de Grauwe y destacados responsables económicos como el ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Shäuble y el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet.

La UE introdujo el año pasado una nueva regulación de las agencias que exige su registro con carácter obligatorio, pero los efectos prácticos han sido muy decepcionantes. El comisario de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, presentó el año pasado una nueva propuesta de mayor exigencia que someterá a las agencias a la plena vigilancia de la nueva Autoridad Europea del Mercado de Valores con el objetivo sobre todo de reducir los posibles conflictos de interés en sus actividades.

Los ministros no lograron, sin embargo, un acuerdo sobre los criterios para aumentar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para que su dotación teórica de 440.000 millones sea realmente efectiva. Las discusiones están en el sistema técnico empleado, si a través de capital, garantías o una fórmula mixta. Juncker, quien se mostró partidario de un "sistema de garantía", dijo que "las diferencias no son grandes sino mínimas". Para resolverlas convocó una nueva reunión del Eurogrupo para el próximo 21, con el objetivo de dejarlo todo lo listo para que pueda ser aprobado por los jefes de Gobierno en el Consejo Europeo de los próximos 24 y 25.

El consejo avanzó en los debates sobre las disposiciones que deben reforzar el Gobierno económico de la UE, endureciendo las sanciones a los infractores del Pacto de Estabilidad y ampliando su ámbito a la vigilancia de la deuda y el desequilibrio macroeconómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011