Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TALENTOS QUE ARRIESGAN

Escaques para hacer empresa

La firma de ajedrez por Internet CET factura medio millón de euros anuales

En los años ochenta y noventa el nombre de Miguel Illescas, gran maestro de ajedrez (llegó a ocupar el número 20 del ranking mundial), era habitual en los espacios deportivos de los medios de comunicación. Pero eso es pasado y este ajedrecista es un hombre demasiado apasionado como para vivir de pasados o de presentes. No hay más que hablar con él, escuchar la firmeza de sus argumentos, para convencerse de que eso, la pasión, es un ingrediente esencial en él.

Por eso, cuando dejó de sentir la motivación necesaria para jugar 100 partidas de ajedrez al año -"ahora juego unas 30"-, la cabeza de Illescas, y su sed de retos, comenzaron a dibujar una nueva meta: combinar ajedrez, educación y tecnología para hacerlos empresa. En el camino encontró la cooperación "inestimable y necesaria" de Carlos Penín, su socio en CET (Chess, Education and Technology -Ajedrez, Educación y Tecnología-). "Carlos fue uno de los pioneros en España de los Internet Service Provider (ISP), el antecedente del correo electrónico", dice Illescas.

Así, lo que en 1999 nació como una simple escuela de ajedrez en la Red, fue creciendo con la suma de otras actividades empresariales, "siempre con un tablero de ajedrez como eje de negocio". Con el paraguas de CET fueron surgiendo la transmisión de torneos de ajedrez a través de Internet -"fue una colaboración con el diario EL PAÍS, la primera vez que se hacía en el mundo"-; la publicación de la revista Peón de Rey "única revista en quioscos dedicada al ajedrez"; el lanzamiento de Ajedrez21 "la mayor tienda de venta de catálogo por Internet de ajedrez"; el portal Jaque Mate, "una herramienta educativa de EducaRed, el programa de Fundación Telefónica, pretende acercar el ajedrez a miles de escolares de todo el mundo"; o Ajedrez y Empresa, el último y más novedoso fruto de CET y con el que se pretende llevar tácticas y técnicas ajedrecísticas desde los tableros a los despachos de dirección.

Illescas, aun sin tener una formación específica en empresariales, supo convertir experiencias como el año y medio que pasó colaborando con IBM en el desarrollo del Deep Blue (el ordenador con que, a finales de los noventa, se enfrentó a Kasparov), en un producto que era posible llevar al mercado "cuando entiendes lo que es el ajedrez, todo lo que encierra el juego, te das cuenta de que hay unos procesos de lógica, de toma de decisiones, que son perfectamente útiles para visualizar problemas, gestionar el éxito, el fracaso, el tiempo de toma de decisiones".

La palabra derrota sale en la conversación. Y, entonces, se hace inevitable hablar de la actual crisis económica. "En 2006 aplicamos nuestras propias recetas a CET, redimensionando la empresa. Nos dimos cuenta de que era importante concentrarnos en lo que sabíamos hacer bien, no desperdiciando energías en tareas para las que no estábamos preparados". Y una de las cosas para las que estaban preparados, especialmente tras el intenso contacto de Illescas con jugadores del este de Europa "principalmente rusos", donde el ajedrez tiene gran presencia en los colegios, fue el empleo del juego de torres, damas y peones en labores pedagógicas. "No se trata tanto de formar campeones como de utilizar el ajedrez para mejorar el modo de pensar de los alumnos, su rendimiento escolar", señala.

Miguel y Carlos saben que han conseguido desarrollar un producto sólido, de éxito. Lo tienen tan claro que miden muy bien los pasos que dan a la hora de crecer. "No haremos nada que nos haga perder calidad. Cuando entras en el tema de la educación, siempre tienes que mirar más allá del dinero, de tu tamaño como empresa. Si no lo haces, acabarás fracasando". Facturando entorno al medio millón de euros y dando trabajo a ocho personas -"más otros 15-20 monitores"- esta peculiar empresa se siente a gusto siendo como es. Por eso desde Barcelona, donde CET tiene su sede y la mayoría de sus proyectos educativos, la empresa ha encontrado en Internet la herramienta perfecta para desarrollarse sin perder su ADN por el camino. -

Objetivos

- Lo primero, salir al mercado exterior. Un proyecto de una colección por fascículos sobre el ajedrez y en el que CET lleva trabajando medio año está a punto de salir en España, Francia, Italia y Sudamérica.

Perfil

- Miguel Illescas, maestro internacional de ajedrez y miembro del equipo Olímpico Español desde 1986, ha sido ocho veces campeón de España individual y entrenador, entre 1999 y 2006, del jugador ruso Vladimir Kramnik.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 2011

Más información