Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Hoteles con mejores vistas

Sol Meliá y NH empiezan a salir de la crisis tras asumir ajustes, saneamientos financieros y cambios radicales en sus estrategias

Encontrar una determinada habitación, en un cierto día y en un hotel concreto, empieza a ser más difícil y caro que hace unos meses. Sorpresas relativas y buenos pronósticos, en general, en los resultados anuales que hacen públicos estos días algunas principales cadenas españolas. Así ha habido menos ganancias, 50,1 millones de euros en Sol Meliá, y menos pérdidas, 41,3 millones en NH, que las esperadas en 2010 por el consenso de analistas que siguen a estos dos grupos cotizados.

Ambas hoteleras, aunque a distinto ritmo, están saliendo de la crisis que las lastraba desde 2008 y cuentan en principio, por tres razones, con buenas expectativas para su negocio en 2011: la primera, el aumento de los turistas, del gasto que realizan, de la ocupación de las plazas hoteleras y de las reservas en los últimos meses; la segunda, la restructuración del negocio y la reducción de costes y de deuda abordada por las compañías; y como tercera causa, desde noviembre, cuando estallaron en Túnez las revoluciones populares que luego se han extendido a Egipto y Libia, por el continuo y creciente desvío de turistas hacia España y otras zonas donde operan hoteleras españolas.

En 2010 Sol Meliá ganó 50,1 millones de euros y NH redujo un 50% sus pérdidas

Aunque también hay nubarrones en el horizonte, en opinión de los expertos, como los posibles cambios de regulación auspiciados por el Consejo Internacional de Estándares Contables (IASB), organismo independiente que fija las normas de contabilidad para corporaciones de un centenar de países, que pretende incluir como deuda los compromisos futuros de los alquileres operativos. Decisión que dispararía aún más la deuda de las grandes hoteleras que explotan en régimen de gestión buena parte de sus establecimientos. O el fin de la contención de precios. "Centrándonos en NH y Sol Meliá", señala un informe de Ahorro Corporación, "reiteramos que en 2011 habrá que estar atentos a los precios hoteleros. Las hoteleras cotizadas lograron en 2010 buenos crecimientos del revpar" [ingreso medio por habitación disponible] "gracias a la contención de los precios. En 2011 vemos difícil que se vuelva a repetir esta estrategia, y creemos posible el aumento de precios (trabajamos con un 2,5% en España) gracias a un mantenimiento de la demanda doméstica y un crecimiento de la extranjera".

Las empresas que están saliendo ahora de la crisis son, por otra parte, bastante diferentes de las que entraron. Han cambiado con celeridad sus estrategias. Y lo han hecho potenciando sus negocios internacionales en detrimento de los domésticos y haciendo caja con la propiedad de sus establecimientos, pero reservándose la gestión de esos hoteles u otros que incorporan en régimen de alquiler. Todo ello combinado con programas estrictos de control y reducción de gasto -que han incluido el aligeramiento de plantillas-, de renegociación y recorte de la deuda, y de políticas destinadas a enriquecer y diferenciar sus ofertas (gastronomía, nuevas tecnologías desarrollo sostenible...).

Sol Meliá, por ejemplo, hizo de 2010 un año clave en su expansión internacional para aumentar su presencia en los mercados más dinámicos y en los que tiene ventajas competitivas y reducir su exposición a riesgos regionales: así, en el pasado ejercicio inauguró su primer hotel en China, el Gran Meliá Shanghai, e incorporó su primer hotel en EE UU, el Meliá Atlanta. Este año va a sumar a su expansión los mercados emergentes que cada vez más, capitalizan los flujos de viajeros, como Asia y Medio Oriente. Para ello Sol Meliá considera esencial forjar alianzas con los grupos líderes en los respectivos mercados, y a esta estrategia responde la alianza suscrita en 2010 con el líder americano Wyndham Hotel Group, sentando las bases de una colaboración extensa y crecimiento conjunto, y el Acuerdo estratégico en materia de ventas, marketing, reservas y fidelización recientemente firmado con la primera hotelera de China, la compañía Jin Jiang. O el que va a presentar el próximo jueves, en Madrid, su alianza estratégica con Tryp by Wyndham, la nueva marca que acaba de inaugurar su primer hotel en la capital germana: Tryp Berlin Mitte.

NH, cuyo consejo de administración acaba de sustituir a su presidente y consejero delegado Gabriele Burgio por Mariano Pérez Claver, ha cerrado en los últimos días la venta del 33% de su hotel parisino Lotti por 35 millones y a lo largo de 2010 canceló contratos y desinvirtió en una veintena de hoteles. NH ha alcanzado ya los 240 millones de euros, el equivalente al 80% del plan de desinversiones que puso en marcha en 2009. En cualquier caso su deuda neta sigue en los mil millones y debe afrontar un proceso de refinanciación, según los analistas de Ahorro Corporación, de 450 millones que vencen el próximo año. Pérez Claver deberá determinar ahora si mantiene o no el rumbo de las desinversiones y la política de potenciar los alquileres sobre la propiedad de los inmuebles.

Sol Meliá, por su parte, asegura contar con una saludable situación financiera y haber mejorado el nivel de liquidez del grupo tras haber renovado las pólizas de crédito que vencían en 2010, y haber suscrito 10 préstamos e hipotecas por 160 millones para mantener su nivel de liquidez (en torno a 500 millones) en el futuro. Tiene compromisos de amortización que ascienden para 2011 y 2012 a unos 385 millones. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 2011