Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP pactan la ley de derechos de los militares

PSOE y PP han llegado a un principio de acuerdo sobre la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, en tramite parlamentario. El Gobierno ha aceptado parte de las 50 enmiendas del Grupo Popular y ha ofrecido transaccionales para otras. Fuentes del PP indicaron que su voluntad es apoyar la ley -que debe someterse a una votación de totalidad por ser orgánica-, pero mantendrán las enmiendas rechazadas por los socialistas. El PSOE buscará más apoyos parlamentarios la próxima semana.

Entre las enmiendas pactadas destaca un nuevo artículo que detalla las funciones del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, en el que participarán las asociaciones profesionales de los militares y que tendrá que "informar con carácter previo y preceptivo a su aprobación las disposiciones legales o reglamentarias" relativas al estatuto; régimen disciplinario; condiciones de trabajo; retribuciones; formación; permisos y vacaciones; o planes de previsión social.

El Consejo recibirá, con carácter trimestral, información sobre la política de personal y, en particular, sobre absentismo, accidentes y enfermedades.

Libertad religiosa

Además, se reconoce expresamente que "el militar tiene derecho a la libertad religiosa, que se protegerá y respetará"; y también derecho a la intimidad, aunque el texto matiza que, "en el ejercicio de este derecho y su salvaguarda, se tendrán en cuenta las características de las unidades y las circunstancias".

El PP pedía que se garantizara la escolarización en castellano de los hijos de los militares en toda España. El PSOE propone, en "apoyo a la movilidad geográfica", "proteger la escolarización de sus hijos cuando deban trasladarse de residencia".

Se mantiene la disponibilidad permanente para el servicio de los militares, por encima de su derecho al descanso, pero "siempre de forma justificada, motivada e individualizada", y comunicándose al afectado.

Además, "aun fuera del servicio [los militares] se comportarán de tal modo que la dignidad militar y la imagen de las Fuerzas Armadas no se vea afectada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 2011