Rajoy reivindica el Estado de bienestar como un "invento" de la derecha

El PP insiste en suavizar su imagen e intenta hacer suya la ley de dependencia

El PP no ceja ni un día en su empeño por darle la vuelta a su imagen. Mariano Rajoy está absolutamente convencido de que perdió en 2008 por el voto del miedo al PP. Y quiere que desaparezca ese miedo. Por eso evita anunciar ninguna medida drástica que pueda convertirle en protagonista negativo, por eso su lema es puedes confiar y por eso el discurso que lleva por toda España es el de que el PP es el verdadero partido de trabajadores y pensionistas que garantiza las políticas sociales.

En ese camino, Rajoy está dispuesto incluso a entrar en el difícil asunto de la historia de la derecha europea y el Estado de bienestar. El líder del PP ofreció ayer una larga reflexión sobre el asunto de las políticas sociales y trató de arrebatar a la izquierda esa bandera.

"El origen está en los democristianos y conservadores", dice el líder del PP

Más información

Rajoy fue clarísimo. "Nosotros creemos en una sanidad pública, universal y gratuita. Y en la educación universal, pública y gratuita, compatible con la privada para el que quiera pagarla. Creemos en un sistema de pensiones contributivas, y en las no contributivas". Y se comprometió a no congelar "nunca" las pensiones. "Estos son los pilares del Estado de bienestar. Esto no lo ha inventado la izquierda, el origen está en los conservadores y los democristianos, ahí es donde está el origen", sentenció Rajoy. El líder del PP no concedió nada a los socialdemócratas, sindicatos o la izquierda y no aclaró más sobre su tesis. "Conviene desmitificar algunos asuntos de los cuales presume la izquierda sin razón y sin resultados", señaló Rajoy ante un público mayoritariamente veterano, en un congreso de mayores organizado en Ciudad Real por el Partido Popular Europeo, en el que participó su secretario general, el español Antonio López Istúriz. El lugar tampoco es casual: es una provincia clave para las elecciones de Castilla-La Mancha. Es la única de las provincias de esta autonomía que reparte escaños impares, aunque el PP confía en sacar dos más que el PSOE en Guadalajara o Toledo y no necesitar así los que están en disputa en Ciudad Real. Rajoy viajó 18 veces a esta región el año pasado y lleva cinco en lo que va de año.

Rajoy y Dolores de Cospedal, candidata en esta comunidad, llegaron incluso a reivindicar la ley de dependencia. El PP la apoyó en el Congreso, aunque después la criticó y sus autonomías han puesto muchas trabas a su aplicación, en especial Madrid y la Comunidad Valenciana. Tras Canarias, la comunidad con peores datos oficiales, esas dos encabezan la cola en personas atendidas respecto a su población: 7 ciudadanos atendidos de cada 1.000 (la media es 14).

Pese a ello, Cospedal dijo que era el Gobierno quien ponía dificultades. "Vamos a hacer que la ley no se convierta en papel mojado. Queremos baremos iguales en todas las comunidades. Y que el sistema reciba la aportación a la que Zapatero se ha comprometido y no ha hecho", remató Rajoy.

Mariano Rajoy, en un acto público al que asistió ayer en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real).
Mariano Rajoy, en un acto público al que asistió ayer en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real).MARIANO CIEZA (EFE)

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de marzo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50