Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales

Propuestas sin fondos

La crisis financiera marca la campaña de los municipios asfixiados por las deudas

Algunos candidatos tendrán que pedir el voto este año sin saber si podrán pagar las nóminas de sus trabajadores o si todas las dependencias municipales podrán tener luz. La crisis les ahoga. Las deudas les asfixian. Pero en los municipios con más evidentes complicaciones financieras, como son el caso de Jerez, Barbate, La Línea o Los Barrios, todos ellos en la provincia de Cádiz, los alcaldes repiten el reto de presentarse, de nuevo, a las elecciones. "Los que estamos peor no nos vamos. No es que seamos valientes sino que somos consecuentes con nuestro compromiso", espeta el regidor local de Barbate, Rafael Quirós (PSOE). Su obsesión es cerrar proyectos que traigan riqueza hasta su pueblo, sin olvidar que cada mes tiene que hacer un laborioso esfuerzo para que los 341 empleados municipales puedan cobrar sus salarios.

"Gane quien gane, tendrá un calvario por delante", resume el alcalde linense

"Los que se han ido son unos cobardes", afirma el regidor de Barbate

MÁS INFORMACIÓN

"Lo que más nos preocupa es lo que va a pasar después del 22 de mayo", reconoce Roque Vázquez, el portavoz de CC OO en Barbate. "Ahora están sacando dinero de todos sitios. De la Diputación, de la Junta, del Gobierno. Son del mismo partido y tratan de ayudar al alcalde. Pero, ¿después qué?". Los empleados municipales vienen protagonizando movilizaciones desde hace meses porque el Ayuntamiento no puede pagar nunca a tiempo. La semana pasada cobraron el mes de enero y no saben cuándo llegará la paga del mes de febrero. "Es cierto que ahora se es más austero. Pero durante algún tiempo se gastaba mucho en horas extraordinarias, contrataciones externas o fiestas. No hay ingresos y no se puede gastar. Pero las nóminas son sagradas", insiste Vázquez.

Barbate tiene una deuda global de 60 millones de euros. Los números rojos superan ya los 700 millones en Jerez. Los problemas de tesorería complican mes a mes el pago de nóminas de los 2.400 trabajadores y los impagos municipales han paralizado varios servicios públicos.

Algunas empresas concesionarias han amenazado con abandonar la actividad y los débitos a la eléctrica Sevillana han dejado sin luz varias dependencias. El gobierno municipal (PSOE) tapa agujeros como puede, pero los problemas se acrecientan. Este mes de febrero un juez ha ordenado el embargo de bienes del circuito de velocidad por valor de 18 millones de euros y es que aún está por pagar la remodelación del trazado que encargó el exalcalde Pedro Pacheco en 2001.

A tres meses de las elecciones, todos los partidos políticos lanzan recetas para sanear las maltrechas arcas municipales. La alcaldesa socialista, Pilar Sánchez, cree que su gobierno ha iniciado "un camino sin retorno hacia el equilibrio presupuestario"; la candidata popular, María José García Pelayo, se compromete a alcanzar "déficit cero" y Pacheco, que vuelve en el Foro Ciudadano, promete viajar "en coche propio", renunciar a su sueldo como alcalde y reducir la estructura de gobierno a una tercera parte.

La plantilla observa escéptica toda esta retahíla de promesas. "Todo esto me suena a campaña electoral, pero estamos obligados a creer que hay voluntad de arreglar las cosas", afirma desde la junta de personal, Juan Padillo (CC OO). El presidente de la Agrupación de Técnicos Municipales de Jerez (ATMJ), Javier Valle, cree que un plan de viabilidad "serio y contundente" no es suficiente "sin una ayuda externa". "La situación es muy complicada y el Ayuntamiento no saldrá delante sin un préstamo de otras administraciones", apostilla. "Para sanear esto tiene que haber un cambio de financiación local", reseña Alfonso Cárdenas, de la UGT. Mientras, desde el sindicato mayoritario del Ayuntamiento, CGT, Antonio Saborido también tiene sus dudas. "Todo intento de ajustar las cuentas es bueno, pero a estas alturas nos cuesta creerlo".

Los Ayuntamientos de La Línea de la Concepción y Los Barrios, en el Campo de Gibraltar, también sufren una caótica situación económica. A los proveedores no se les paga. La Línea debe seis millones de euros a sus empleados. Los Barrios, dos millones. Las instalaciones municipales se han quedado por momentos sin fluido eléctrico, no hay combustible para los vehículos, algunos agentes han tenido que patrullar en autobús y faltan elementos tan básicos como papel higiénico.

Por la alcaldía de Los Barrios han pasado tres personas distintas en el último mandato. El actual alcalde, Juan Montedeoca, es serenamente optimista. "Hemos conseguido varias licencias y podemos hacer frente a las próximas nóminas y algunos atrasos". Se agarra a un giro de la crisis. "Esto cambiará y se creará empleo".

El alcalde linense, Alejandro Sánchez, del PP, aspira a la reelección con un mensaje de ánimo. "El esfuerzo está siendo mayúsculo, pero las nóminas se acaban pagando". Su rival, la socialista Gema Araujo, propone reducir liberados y buscar fuentes de ingresos externas. Lo cierto es que el alcalde es realista. "Gane quien gane el 22 de mayo, tendrá un calvario por delante".

Es el mensaje que comparte el alcalde de Barbate. "Los que se han ido son unos cobardes", reprocha a algunos compañeros de partido que han abandonado la política municipal en los malos momentos. "Aquí estamos para que nos partan la cara si hace falta. Pero de pie y andando". Asfixiados sí, pero firmes con su compromiso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de febrero de 2011