Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas empresariales de 2010

El beneficio de las grandes empresas crece más del 20% por los atípicos

Las plusvalías por ventas de activos o por apuntes contables permiten a las empresas del Ibex 35 mejorar con fuerza los resultados tras dos años de caída

Los beneficios vuelven a crecer. Tras dos años de caída de los resultados como consecuencia de la crisis, las empresas del Ibex 35 elevan su resultado más de un 20% gracias a los resultados extraordinarios. Las firmas del Ibex 35 que han publicado sus cuentas hasta ayer -día punta en presentación de resultados- ganaron unos 48.200 millones en 2010, un 26% más que el año anterior. Una vez que estén los datos de las siete empresas que faltan, la previsión es que el aumento de beneficios total quede en torno al 22%.

En las cuentas hay una parte de mejora real de la rentabilidad, una segunda de materialización de plusvalías y una tercera de espejismo en forma de apuntes contables extraordinarios que no suponen movimiento de dinero, pero que han resultado decisivos para que el beneficio se dispare.

Latinoamérica, y sobre todo Brasil, se ha convertido en motor del beneficio

La mejora real es generalizada en las empresas de servicios e industriales. Las cifras de ventas crecen más de un 10%, aunque el avance se da sobre todo en aquellas compañías que están más internacionalizadas. Latinoamérica, y en particular Brasil, se ha convertido en el motor de los resultados, tanto ordinarios como extraordinarios. La presencia internacional también es clave en el caso de los bancos. Los tres del Ibex de carácter doméstico (Popular, Sabadell y Bankinter) ven caer sus beneficios con fuerza por el alza de la morosidad y la caída de los márgenes. El Santander capea mejor el temporal y el BBVA (que realizó fuertes provisiones extraordinarias en 2009) se salva de la quema.

En la mejora real también se nota que las empresas han acometido un duro proceso de ajuste de gastos tras dos años de dura crisis en el mercado español. Contención salarial, recortes de plantilla, externalización de funciones y ajuste de gastos externos han permitido que los resultados de explotación crezcan con fuerza.

Pero lo que realmente marca la tónica en 2010 son los resultados extraordinarios. Dentro de estos, destaca una nueva modalidad introducida por un cambio de las normas de contabilidad que conlleva apuntes multimillonarios sin que en realidad se materialice ninguna plusvalía. Repsol, por ejemplo, ha revalorizado la participación en su filial brasileña tras dar entrada en ella a la china Sinopec. Sin vender, ha podido apuntarse 2.700 millones en plusvalías. Ferrovial vendió un 10% de su autopista canadiense 407 ETR, pero el beneficio neto no fue tanto por la parte que vendió (467 millones) como por el 43,23% que retuvo, que se ajustó a valor de mercado generando un resultado neto de 2.005 millones. Más extremo es el caso de Telefónica. La compañía española no solo no vendió, sino que compró a Portugal Telecom el 50% de la sociedad que controlaba Vivo por 7.500 millones. Eso le ha permitido revalorizar en unos 3.800 millones el otro 50% que ya tenía. Gracias a ese apunte contable, ha cerrado el año con unos beneficios de más de 10.000 millones, los mayores logrados nunca por una empresa española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011