Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

No hay dinero ni para el bus

Pese a reunirse con Ruiz-Mateos, en el Rayo seguirán sin cobrar

Los jugadores del Rayo Vallecano no cobrarán esta semana. Y la que viene ya se verá. Eso es lo que el dueño del club, José María Ruiz-Mateos, y la presidenta, María Teresa Rivero, les comunicaron ayer en una reunión de dos horas en su chalet, en la urbanización madrileña de Somosaguas. El encuentro comenzó a las 14.00, tras el saludo personal de Ruiz-Mateos a cada uno de los futbolistas. Cinco minutos después, entró María Teresa Rivero, que el jueves mantuvo una fuerte discusión en El Larguero, de la Cadena Ser, con el futbolista Movilla, que denunciaba que llevaban meses sin cobrar. "Solo llevan dos semanas de retraso en los pagos", aseguró entonces Rivero. Por sus gestos de ayer, la tensión no se había relajado; con el rostro serio y gesticulando mucho, señalaba con el dedo índice a los futbolistas. Tampoco se solucionó el asunto del pago. Resulta que 10 firmas del grupo empresarial de Ruiz-Mateos, Nueva Rumasa, se acogieron a la situación preconcursal la semana pasada. Entre ellas el Rayo Vallecano, segundo en Segunda División. "No vamos a bajar los brazos", recalcó a la salida de la reunión Míchel, el capitán.

En la reunión también estuvo presente Luis Gil, gerente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). "Hemos venido buscando una solución y no la tienen, no saben cuándo nos podrán pagar. Están buscando recursos para todas las empresas que han entrado en preconcurso", dijo Míchel, rodeado por sus compañeros y en representación de todos los trabajadores del club, que también están sufriendo retrasos en los pagos (los técnicos de las categorías inferiores, por ejemplo, están cobrando ahora las nóminas de octubre). Los dueños del Rayo habían prometido que los futbolistas cobrarían esta semana.

"Esta plantilla va a seguir entrenándose como la que más. He estado hablando con las peñas y tenemos el apoyo de la afición. La solución no es subir a Primera, pero es lo que deseamos todos", admitió, quien aseguró que a la plantilla todavía se le adeudan "cinco o seis meses" del sueldo del año pasado. Este año solo perciben "un porcentaje" de lo que les corresponde mensualmente. El club no tiene liquidez. No hay dinero casi ni para pagar a los árbitros y los desplazamientos del equipo. A Najera, la empresa que lleva a los equipos del Rayo en autocar, no le han pagado todavía este año.

Míchel calificó la situación del equipo de "muy difícil": "No hay convenio entre la AFE y la Liga y nos sentimos desamparados. Pero jamás hemos pensado en un plante. Eso iría en contra de nosotros y de nuestros colores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011