Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jabalíes podrán ser cazados todo el año para atajar la superpoblación

Los ecologistas tachan de "cavernícola" el método para controlar la especie

En Galicia hay cada vez más jabalíes. Y en muchos municipios se han convertido en un problema. La superpoblación de esta especie causa accidentes de tráfico y destroza cosechas. Para atajarla, la Consellería de Medio Rural pretende incentivar a los cazadores para que se cobren el mayor número de piezas posibles. Una de las medidas será ampliar la temporada de caza.

El departamento que dirige Samuel Juárez dio ayer a conocer un estudio sobre cuáles son los daños causados por la especie en toda Galicia. En función del número, ha catalogado a los municipios en tres categorías: hay 24 localidades "objetivo uno", 26 "objetivo dos" y 39 en el tercer escalón. La temporada de caza del jabalí era hasta ahora de septiembre a enero. Y así seguirá como norma general, pero se introducen excepciones.

Las piezas cobradas se han multiplicado por tres en la última década

Medio Rural pretende rebajar los daños en la agricultura

En los municipios objetivo uno y dos tan solo está vetado cazar en la época de cría: desde marzo hasta mayo. También podrán adoptar este calendario los ayuntamientos que notifiquen daños y soliciten ampliar el plazo. Incluso podrá cazarse durante todo el año en lugares concretos que sufran muchos daños por esta especie y lo soliciten, si bien durante la temporada de cría solo se podrá hacer esta actividad en espera. Es decir, estarán prohibidas las batidas y solo se podrá cazar apostado en un lugar esperando que el animal se ponga a tiro.

La asociación ecologista Adega calificó esta medida de "cavernícola". En opinión de Fins Eirexas, secretario ejecutivo de la organización, se trata de una "caza preventiva durante 10 meses al año que no tiene sentido". Las medidas para controlar la población de jabalíes deben abordar "el fondo de la cuestión". "La superpoblación se debe en parte al abandono del medio rural, los montes están dejados y cada vez hay menos población en el campo, lo que hace que se expandan las especies generalistas. Además, se han perdido sus depredadores naturales, el lobo y zorro. La situación preocupante del primero, debido a múltiples fragmentaciones de hábitats, hacen que el jabalí no tenga depredador natural y crezca mucho más", señala Eirexas.

En esta línea, además de las medidas para fomentar la caza, Samuel Juárez también aseguró que "se acometerán desbroces dentro de las actuaciones de prevención de los incendios forestales y se habilitarán medidas de auxilio que permitan la defensa de los cultivos". Juárez planteó además un debate "de cara al futuro" entre todas las administraciones para promover cambios legislativos que "permitan hacer frente a los daños" causados por los jabalíes con "mayor eficacia y equidad", así como un "cambio profundo en los seguros agrarios para que se establezca una línea específica de protección de los daños que causan las especies silvestres".

Aunque no hay un censo de jabalíes y es difícil saber la población exacta, la consellería se guía por la caza. En diez años se ha triplicado el número de piezas cobradas. Han pasado de algo más de 3.000 a casi 10.000. Hace solo dos años, esta cifra era de la mitad. La Consellería de Medio Rural atribuye este aumento de población a "cambios en el hábitat que favorecen la presencia de animales de caza mayor, en detrimento de la caza menor (aves como la codorniz, entre otras), a la explosión demográfica de la especie, y al incremento de un 34% de la especie arbolada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2011