Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 24ª jornada de Liga

Iraola, sin fin

El lateral del Athletic, que se mide hoy al Barça, lleva tres años sin pisar el banquillo

Mientras realiza la entrevista, no sabe que Juan le está realizando un dibujo a carboncillo en un folio del restaurante y que su pareja, Paloma, sale después corriendo a una tienda para plastificar la obra y entregársela en sus debidas condiciones cuando todo haya concluido. El retrato es una imagen típica de Andoni Iraola cuando sube la banda: la cabeza alta, los brazos aligerados y su cuerpo ligero. Un cuerpo que le sorprende ver en la foto retocada con el debido photoshop para instalar la cara del dueño del restaurante. Iraola se ha convertido en el referente del Athletic. "Tú eres Athletic ciento por ciento", le dice el autor del carboncillo y otro parroquiano recuerda cuando Iraola lloró en Anoeta tras una dura derrota con la Real Sociedad.

Es quien más minutos lleva jugados en el torneo, por delante de Alves y Cristiano

"Valverde, siempre que conversamos, habla mucho y bien de él", dice Guardiola

Nacido en Usurbil (Guipúzcoa, 1982), adonde regresa semanalmente -"allí están mis amigos, mi familia"-, Iraola se ha convertido en el icono del Athletic, al que llegó hace 12 temporadas, procedente del Antiguoko, el equipo de la cantera donostiarra, en el que convivió con Xabi Alonso, Aduriz, Prieto y compañía.

El banquillo es un asunto que desde hace tres años no frecuenta. Actualmente, es el futbolista, no portero, de la Liga que más minutos lleva disputados, seguido por Alves, Cristiano Ronaldo y Lora, habiendo sido titular en todos los partidos y no habiendo sido sustituido en ningún momento. Recuerda el banquillo de tiempos pretéritos. Quizás, un lugar para comer, para esperar.

"El primer año, el de mi debut, con Ernesto Valverde, jugaba menos minutos. Entonces lo hacía más adelantado". Fue el aperitivo de un momento crucial. Iraola, acreditado por la técnica del delantero o el centrocampista exquisito -en el Antiguoko le rodeaban de contrarios en un córner para comprobar si eran capaces de quitarle el balón-, se enfrentó a la doble posición: interior o lateral. Él quería ver el campo por delante y no imaginárselo por detrás. Valverde le dio la autopista y desde entonces no ha parado en la gasolinera más que para repostar obligatoriamente: "Cada año cumplo un partido de sanción por cinco tarjetas amarillas acumuladas. Ahora llevo tres, así que no se cuándo me tocará cumplir con el reglamento". Tan solo recuerda una tarjeta roja: la que le sacaron cuando jugaba en el Baskonia, el filial del Athletic, en la Tercera División contra el Sanse, el filial de la Real.

Iraola está por encima de Alves y Cristiano en minutos jugados -la diferencia son apenas unos segundos, que tienen que ver con los tiempos de descuento-. El lateral brasileño, más que el modelo, es una referencia. "No es un jugador de mis características. Sin duda, es el mejor defensa derecho del mundo, pero sus características y las mías no tienen mucho que ver. Él no es como yo, ¡por Dios!", afirma Iraola que, sin embargo, ya conoce los halagos del Camp Nou. Ronaldinho dijo que había sido quien mejor le había marcado en toda su carrera "porque no se había limitado a quitarle el balón, sino que además lo jugaba". Iraola lo recuerda, pero matiza que el futbolista que más problemas le creó fue Robinho "porque tenía un cambio de dirección y una movilidad endiabladas": "Era el más difícil de encarar que me he encontrado".

Pep Guardiola tampoco ahorra elogios para quien hace cuatro temporadas estuvo muy cerca de fichar por el Barcelona, su adversario de hoy: "Es un buen futbolista, un lateral muy bueno en la faceta ofensiva, un jugador de muchísima continuidad en el equipo porque no se pierde un partido. Es un clásico de la Liga. Valverde, siempre que conversamos, habla mucho y bien de él. Tiene juego por dentro y por fuera".

Iraola lleva siete temporadas de titular en el Athletic, sin bajar de los 30 partidos y con la fortuna "de no haber tenido lesiones". "Yo necesito entrenarme sin descanso para estar en forma", reconoce.

Como Iraizoz, que tiene ese trato singular de los porteros, y como Llorente, que lleva menos minutos, pero 51 partidos seguidos de titular, Iraola demuestra cuál es el triunvirato rojiblanco: Iraizoz, Iraola y Llorente. Sin ellos, el Athletic no tiene respuesta. A ninguno de los tres se les conoce sustituto natural.

Iraola agradece la visión del campo que le da su posición de lateral, pero lamenta que los extremos a los que le toca marcar "sean habitualmente los más hábiles, los más desequilibrantes". Es decir, los más peligrosos, como Robinho y tantos otros, sobre todo cuando tienes la obligación de sacar el balón jugado, algo que el Athletic encomienda al lateral derecho, vista la dificultad del lateral izquierdo -el que sea- más corajudo, menos definitivo. Iraola es el ironman, la otra cara de la moneda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011