Tráfico limitará a 30 kilómetros por hora la velocidad en calles con un carril por sentido

La Dirección General de Tráfico (DGT) estudia modificar el Reglamento General de Circulación para imponer la obligatoriedad de circular a 30 kilómetros por hora en las ciudades en todas las calles que tengan un carril por sentido, sin necesidad de que exista una señal. "La intención es aprobar el real decreto este año", aseguraron fuentes de Tráfico ayer en Córdoba, durante el segundo Encuentro de Ciudades para la Seguridad Vial.

Mientras que en las carreteras el número de muertes ha descendido entre 2003 y 2009 en un 52%, en las ciudades este porcentaje es del 36%. "A 70 kilómetros por hora no se salva nadie de un atropello, a 50 se salva el 50% y a 30 se salva el 95%", subrayó el director de Tráfico, Pere Navarro, que recordó que en 2009 murieron 269 peatones atropellados, el 46% de los fallecidos en ciudad por accidente de tráfico.

Más información
El Gobierno aprobará este año que los menores conduzcan acompañados
Los ciclistas podrán circular por las aceras de más de tres metros si hay carril-bici

El límite a 30, propuesto por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), tiene como objetivo reducir al 50% los atropellos en ciudades y mitigar la contaminación, explicó Anna Ferrer, directora del Observatorio de Seguridad Vial. A pesar de la polémica que ha generado entre los conductores que quieren circular más deprisa, Tráfico lo ve factible incluso en "grandes ciudades como Madrid y Barcelona". De hecho, la medida ya ha demostrado su eficacia en Barcelona, que redujo en 2009 en un 29% las muertes por accidente de tráfico gracias al límite a 30.

Pere Navarro reconoció, sin embargo, la necesidad de que existan "unos ejes que comuniquen la ciudad" de un punto a otro y faciliten los desplazamientos, donde no se contempla la imposición de un máximo de velocidad de 30 kilómetros por hora. Son aproximadamente el 20% de las vías urbanas, aunque soportan el 80% del tráfico.

Aunque las vías limitadas a 30 no estarán señalizadas, el director de Tráfico propone diferenciarlas de algún modo, como el estrechamiento de la vía a la entrada de la calle o marcas en el asfalto. Asimismo, insistió en no confundir el límite a 30 de la zonas 30. En estas últimas se limitará la velocidad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, con independencia del tipo de vías construidas y estarán señalizadas como tales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Patricia R. Blanco

Periodista de EL PAÍS desde 2007, trabaja en la sección de Internacional. Está especializada en desinformación y en mundo árabe y musulmán. Es licenciada en Periodismo con Premio Extraordinario de Licenciatura y máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS