Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Municipales y Autonómicas

El 'caso Gürtel' no existe para Camps

El PP responde al fiscal con una multitudinaria aclamación del presidente regional

El PP valenciano arropó ayer a su presidente Francisco Camps en un multitudinario acto de aclamación de candidatos municipales en Alzira como respuesta a la Fiscalía Anticorrupción. El ministerio público pidió el viernes una multa de 41.250 euros para el presidente de la Generalitat valenciana por un supuesto delito continuado de cohecho impropio por aceptar regalos por valor de 14.021 euros de varias empresas de la trama Gürtel, a cambio de decenas de contratos públicos.

Un millar largo de militantes del PP aclamaron al presidente cuando, minutos después de las diez de la mañana, entró en una sala de fiestas para compartir un almuerzo con sus compañeros de partido.

Los periodistas asediaron al presidente del PP en la Comunidad Valenciana cuando entraba, solicitándole un comentario sobre la solicitud del fiscal al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Pero el caso Gürtel no existe para Camps. Sólo hubo una respuesta: "Todos somos conscientes de que estamos ante un éxito electoral sin precedentes, que demuestra que los valencianos quieren que el PP siga gobernando en la Comunidad Valenciana y en la inmensa mayoría de los ayuntamientos". A cada pregunta, la misma respuesta: "Estamos ante un éxito sin precedentes".

Camps: "Estamos ante un éxito electoral sin precedentes"

Los militantes de la organización provincial del PP de Valencia se tomaron una hora para almorzar. Ensalada, montaditos de lomo, agua y vino. No hubo café. Camps ocupó la mesa presidencial con cinco consejeros de su gobierno, el presidente provincial del partido y su compañero y exconsejero Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación de la organización estatal del PP.

Los primeros oradores insistieron en la honradez de Camps y solicitaron aplausos al presidente "por lo que está sufriendo". Nadie tuvo que hacer explícita la supuesta conspiración de todas las instituciones del Estado para derrocar al presidente valenciano. El auditorio ya la tenía asumida.

Alfonso Rus, presidente de la organización provincial de Valencia, se permitió algunas bromas sobre la "im-puta-ción", muy del gusto del auditorio. "De aquí a las elecciones nos van a decir de todo. Nos van a llevar al juzgado todos los días. Pero es ir allí. Tocar la guitarra. Y a casa. A mí me imputaron por decirle a uno gilipollas. Y luego, vas allí, te hacen la foto, que es lo que quieren, y, cuando pasan las elecciones, ¡pon!, anulado. ¿Será casualidad?".

Juan Cotino, vicepresidente del Consell, y Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, no acudieron al acto pero también cargaron contra los tribunales. Pero el primero en abrir fuego por la mañana fue González Pons.González Pons, vicesecretario de Comunicación de la organización estatal del PP, quiso aclarar algunos extremos: "Con los fiscales, los españoles no somos todos iguales ante la ley. No veréis a los fiscales impulsar actuaciones judiciales ante casos como los 10 millones de euros dados a la empresa donde trabaja la hija de Chaves ni sobre las obras adjudicadas por el tesorero del PSOE en el ministerio de José Blanco, ni los ERE de lujo de Andalucía. Aquí, total, por el regalo de cuatro corbatas te persiguen; pero si eres de Andalucía, no lo hacen. Este no es el país que yo quiero".

En el arranque de su intervención, González Pons dio pie al discurso de Camps: "El PP es el único partido que puede decir que es de la Comunidad Valenciana".

El presidente de la Generalitat subió a la tribuna con tono sobreexcitado: "Valencia está orgullosa de ser Valencia y de ser del PP. Estamos convencidos de que hemos hecho la mejor gestión que nunca se ha hecho en la Comunidad Valenciana. Hemos hecho de esta tierra una tierra amable, abierta y potente".

Camps auguró "una victoria épica el 22 de mayo" y evitó cualquier mención sobre sus problemas judiciales. Apenas deslizó: "Zapatero ha intentado ganar bajo todo tipo de artimañas esta tierra, porque sabe que si no gana en la Comunidad Valenciana no gana en España. Pero nosotros dijimos no, por aquí no pasarás. Y Rajoy ganará en la Comunidad Valenciana y en toda España".

El presidente insistió en presentar las próximas elecciones municipales y autonómicas como la antesala del relevo de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno: "Este partido ha contribuido a parar a Zapatero, le quedan pocos meses. Hoy, más que nunca, todos nuestros compatriotas saben que en Valencia comenzó el éxito de una nueva manera de entender España".

Rita Barberá, que no acudió al acto convocado en Alzira, sembró dudas sobre la independencia de la Justicia en declaraciones vertidas en un desayuno organizado por Efe. Barberá reclamó "un debate" para "darle una vuelta a la independencia de la Justicia". La alcaldesa de Valencia sugirió que a Camps se le ha aplicado "distinto rasero" que a José Bono, presidente del Congreso. Se imputa a Camps cuando "no hay ninguna prueba que demuestre que le han regalado tres trajes", dijo Barberá, mientras que "las dádivas" que habría recibido Bono se consideran "regalos de amigos".

Juan Cotino, descargó en su blog un artículo bajo el título La Fiscalía de Rubalcaba presiona al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana contra Camps. Cotino carga contra el ministro de Interior y señala: "No hay pruebas, no hay ni un sólo papel que acuse a Francisco Camps, pero la Fiscalía de Rubalcaba entra en campaña, volvemos a la manipulación, a la mentira, a la falsedad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de febrero de 2011