Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva izquierda 'abertzale'

El PP cierra cualquier puerta y exige al PSOE que impida presentarse a Batasuna

Nadie en el PP negaba ayer en privado que el paso dado por la izquierda abertzale les parecía importante, aunque la mayoría pensaban que podía ser una estrategia y no un cambio definitivo. Pero en público no hubo ni un mínimo resquicio. El PP dejó claro que va a presionar al Gobierno hasta el final para que haga todo lo que esté en su mano para que Batasuna no se presente a las elecciones de ninguna manera.

La idea que se maneja tanto en el PP vasco (más moderado) como en la dirección nacional, donde hay líneas más extremas, incluida la de Jaime Mayor, que ayer participó en los maitines con Rajoy, es que hay que impedir a Batasuna que esté en las elecciones municipales de mayo porque así se sabrá si este giro es real. Si mantienen el rechazo a ETA tras esa cita, pasarán la prueba y podrán presentarse a las siguientes, analizan varios dirigentes.

Pero en público todo este análisis de fondo no existe. Dolores de Cospedal cayó en el trazo grueso: exigió al Gobierno que no deje presentarse a Batasuna ni con un nuevo partido, ni con listas blancas ni con listas de partidos legales. Y explicó que no podrá hasta que "ETA se disuelva, deje las armas, pida perdón a las víctimas, condene la violencia y se someta al imperio de la ley".

Rajoy mantiene contactos frecuentes con Zapatero sobre este asunto y Rubalcaba lo hace con Trillo, aunque ayer nadie aclaró si habían hablado. La dirección nacional, lejos de estar con Mayor y su tesis de que ya hay negociación en marcha, apoya al Gobierno en privado. En público, seguirá presionando por si acaso y para dar satisfacción a sus votantes extremistas, los de la manifestación del sábado.

Y mientras, los populares vascos ven clara una intención de "burlar la ley" en esta nueva apuesta, según declaró a este periódico su número dos, Iñaki Oyarzábal. "Han buscado una treta para dificultar la posición del Gobierno y de los jueces", añadió. El PP mantiene que ahora es el momento de que el Ejecutivo "dé la talla" llevando ante la justicia lo que entiende como una clara sucesión de Batasuna, a la que sería "una torpeza tremenda dar ahora un balón de oxígeno". "Si la ley les hubiese obligado a decir '¡Viva España!' lo hubiesen dicho", apuntó gráficamente Oyarzábal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011