Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez deja preso a Correa y baja la fianza a Crespo a la mitad

Pedreira considera que persiste el riesgo de fuga

El instructor del caso Gürtel en Madrid, Antonio Pedreira, ha decidido prorrogar durante otros dos años la situación de prisión que pesa sobre el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, ante la persistencia "del riesgo de fuga", la posibilidad de que destruya pruebas y a la vista de que todavía posee en el extranjero parte del dinero amasado sobornando a políticos del PP. Paralelamente, el juez ha decidido rebajar de 1.200.000 a 600.000 euros la fianza impuesta al ex secretario de Organización del PP de Galicia, Pablo Crespo, número dos de la trama.

El juez imputa a Correa delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental. El jefe de la red corrupta se halla en la prisión de Soto del Real (Madrid) desde que fue detenido en febrero de 2009 por orden del juez Garzón, primer instructor del caso Gürtel. Para denegarle la libertad (y es la quinta vez que lo hace), el magistrado Pedreira recuerda que su detención se precipitó al revelar los pinchazos teléfonicos que Correa era consciente de que la policía seguía sus pasos y que tenía previsto huir a un país de Centroamérica, donde atesora bienes y mucho dinero evadido.

Un primo del jefe de la trama, el único que ha pagado su fianza y se halla libre

El juez argumenta que los delitos que se le imputan "son graves" y que el riesgo de fuga no solo existe "desde el primer día, sino que se mantiene en la actualidad". Sobre Correa pesa una fianza impuesta por Pedreira de 85 millones de euros, que es la cantidad que se calcula pudo amasar con los diferentes contactos (muchos de ellos altos cargos del PP) a los que presuntamente sobornó. El abogado de Correa, José Antonio Choclán, tiene presentados recursos pidiendo la libertad de su cliente. Los jueces de la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, superior jerárquico de Pedreira, analizarán la semana que viene la petición de libertad de Correa.

Pedreira acordó ayer, además, prorrogar por otros dos años la situación de prisión provisional de Pablo Crespo, aunque este podría eludir la cárcel si paga una fianza de 600.000 euros. Inicialmente, la fianza a Crespo era de 1.200.000 euros, pero en el auto notificado ayer a las partes Pedreira reduce esa cantidad a la mitad a instancias de la Fiscalía Anticorrupción. Eso sí, en el caso de que Crespo abonase ese dinero, tendría que entregar su pasaporte al juez y comparecer ante él "todos los lunes y viernes", y también cuando éste le llamase.

El juez sostiene que hay numerosas pruebas e indicios contra Crespo no solo de los supuestos ilícitos cometidos en España sino de su intervención directa en la evasión de capitales hallados en el extranjero a su nombre. A lo largo de la instrucción, señala Pedreira, "las distintas unidades de auxilio judicial" han emitido informes que confirman los hechos imputados, no solo a Correa, sino también a su número dos. Hay informes sobre supuestos delitos fiscales cometidos por Crespo y de su connivencia en entregas de dinero por contratos irregulares de distintas administraciones públicas que acreditarían delitos de prevaricación, contra la Hacienda Pública, falsedad, blanqueo de capitales, tráfico de influencias y cohecho.

De los tres imputados en Gürtel que acabaron en prisión, sólo uno, Antoine Sánchez, se halla en libertad tras haber pagado una fianza que el juez le fue rebajando desde 600.000 euros hasta 40.000. Sánchez pagó y quedó libre bajo condiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2011