Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos con 11.000 euros tras atracar un banco

Los asaltantes de una caja en Móstoles pierden el botín del robo en la huida

La persecución no duró mucho: los atracadores solo llegaron a recorrer 200 metros hasta que la policía les alcanzó. Todo había empezado a un par de manzanas del paseo de la Castellana, en la sucursal de la Caixa Penedès a la altura del número 6 de la calle de Alberto Alcocer. Una zona habitual de trabajadores en traje y zapato que ayer a la una y media de la tarde pudieron presenciar un atraco en toda regla. Con disparos al aire, huida en coche a toda velocidad y un botín de 11.000 euros.

No hubo heridos, pero los supuestos ladrones, José Luis C. C., de 41 años, y Arturo R. N., de 49, eran dos delincuentes, "drogadictos" y "muy peligrosos", según fuentes de la investigación. Un sargento y una agente de la Policía Municipal de Madrid fueron quienes les dieron el alto inicial. Un testigo que estaba trabajando en una mudanza en la zona contó que una joven "salió de la sucursal llorando y avisó a los dos policías" que estaban a menos de 20 metros. Escondidos entre los coches, esperaron a que los atracadores salieran del banco para detenerles. "Ha sido cuestión de 15 segundos", exclamó el hombre. Los sospechosos huyeron en un Renault 19 y no se detuvieron a pesar de los dos disparos de los agentes.

Los asaltantes se lanzaron en una fuga a toda velocidad por la calle de Alberto Alcocer hasta que giraron por el lateral del paseo de la Castellana. Los policías municipales, que les dieron el alto varias veces, intentaron detenerles. Los atracadores chocaron varias veces con ellos con la intención de sacarlos de la vía. Gracias a que había un coche en segunda fila, el Renault 19 tuvo que parar. Estaban a la altura del número 109 del paseo de la Castellana. Los policías les dijeron que se bajaran, pero ellos iniciaron varias veces la marcha con la intención de atropellarles. No lo lograron.

"Los policías dispararon a las ruedas del coche y les detuvieron enseguida", explicó Isabel Estrada, una mujer que trabajaba en un local frente al lugar de la detención. "Tuvieron que forzar a uno de los atracadores a salir del coche y estaba sangrando", aseguró la testigo. Después de cachearles y quitarles incluso los zapatos, fueron asistidos por una ambulancia.

Los atracadores iban armados con un cuchillo de sierra que habían sacado de un expositor que había en el propio banco. En el momento de la detención, la policía descubrió que llevaban en el coche, además, dos pistolas de aire comprimido.

Los detenidos tienen un amplio historial en atracos a bancos. De hecho, era la segunda vez que asaltaban la misma sucursal. Las cinco personas que estaban en la entidad durante el robo, terminaron de hablar con la policía y cerraron el banco en torno a las tres de la tarde.

El de ayer no fue el único atraco de la región. Dos encapuchados asaltaron una sucursal de La Caixa en la calle del Pintor Ribera, en Móstoles, a primera hora de la mañana. Iban armados con pistolas. Amenazaron a los tres empleados para que les dieran todo el dinero. Exigieron la apertura de la caja fuerte, pero los trabajadores que eso era imposible por culpa del dispositivo de retardo. Eso sí, se apoderaron de monedas y algunos billetes que había en la zona de caja. Ambos salieron corriendo calle abajo. En su huida, uno se cayó en unas escaleras y perdió gran parte del botín, según los testigos. Después continuó su fuga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011