Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La gestión de un once

Ante las urgencias por un título y el peso de los rivales, Mourinho ha exprimido más la plantilla - Guardiola ha dosificado al equipo

"La Copa es de todos", dijo Pep Guardiola. "La Copa es de los españoles. Es para que la disfruten ellos", dijo José Mourinho el día antes de enfrentarse al Murcia en la primera eliminatoria copera. Guardiola cumplió con su máxima. Mourinho cumplió a medias. Entregó la portería a Iker Casillas -el capitán estaba acostumbrado a ver los partidos de Copa desde el banquillo-, empezó la competición con Granero, Pedro León y Canales, pero cuando llegaron los partidos clave renunció a ellos, a "los niños", como les llama, para tirar de los de siempre.

Así que, mientras Guardiola ha utilizado la Copa para dosificar al equipo y para dar importancia a toda la plantilla, Mourinho la ha utilizado para reivindicarse. El Madrid llevaba siete años sin alcanzar la final; en los últimos seis fue eliminado dos veces en dieciseisavos, tres en octavos y una en semifinal. "Este año hemos decidido tomarnos muy en serio esta competición y volver a recuperar el prestigio", dijo el portugués tras derrotar al Sevilla. Lo hizo con el once de gala. Lo hizo con tres cambios a partir del minuto 84 de partido (el último porque no tuvo más remedio tras la lesión de Khedira). Y eso que el técnico se agarró al cansancio para justificar la falta de chispa y los malos resultados en la Liga. "Lo que nos pasa es que estos jugadores no están acostumbrados a jugar cada tres días", soltó Mourinho a lo largo de la semana. Aun así, siguió sin dar descanso a Xabi, por ejemplo, Casillas, Cristiano y Marcelo, los más exprimidos por el entrenador del Madrid entre todas las competiciones -el jugador más utilizado en el Barça, Iniesta, ha jugado menos que los cuatro madridistas-. Y siguió sin contar con Gago, Pedro León, Granero y Canales. "No puedo esperar que niños jóvenes que llegan de clubes de otras dimensiones y con otras intensidades competitivas lleguen aquí y con un clic estén a tope", argumentó. Claro que el Madrid se ha enfrentado en las dos últimas rondas a los dos finalistas del año pasado, Atlético y Sevilla, mientras que el Barcelona se medió al Betis, de Segunda, y al Almería, penúltimo de Primera.

CR, Casillas, Xabi y Marcelo juegan más que el barcelonista más usado, Iniesta

"La Copa nos ha hecho daño", dijo Mou; "es de todos", resumió Pep

Guardiola ha aprovechado para hacer sentir importantes a todos. Incluso a Mascherano -"mis compañeros me toman el pelo porque soy el único que no ha marcado", dijo ayer-. Esa idea Guardiola la refleja en el campo. En la medular en Copa, han jugado en tres ocasiones dos suplentes (Mascherano y Keita) y un chico del filial (Thiago) juntos. Guardiola ha empleado 25 jugadores, seis de ellos canteranos. No ha repetido el once ni una sola vez en la competición. Solo Pinto y Keita han jugado todos los partidos de titular. Mourinho tampoco ha repetido once, ha empleado a 27 jugadores, cuatro de ellos canteranos -Mateos ha sido cedido en el mercado de invierno al AEK, griego-, pero con un reparto de minutos mucho más desigual respecto a la plantilla del Barça, en la que las diferencias entre unos y otros son menores.

Los chicos más jóvenes de La Masía han sumado 820 minutos por 201 de los chicos de La Fábrica. Pedro León, Canales, Granero, algunos de los españoles que, según Mourinho, tendrían que disfrutar de la Copa, desaparecieron. En cuartos y semifinales solo Granero tuvo minutos, pocos, en las segundas partes. Pedro León y Canales incluso se quedaron fuera de algunas convocatorias. "La Copa nos ha hecho mucho daño", resumió Mourinho. "Gracias a la Copa, todos saben que son importantes", dice Guardiola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011