Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sistema de protección del acuífero ideado por Las Cruces vuelve a fallar

La Junta abre un nuevo expediente a la mina por contaminación de arsénico

Cuando a Cobre Las Cruces se le concedió de nuevo la autorización para poder volver a operar en su mina de Sevilla, se le obligó a que el acuífero Gerena-Posada no sufriera alteraciones en su calidad y en su cantidad. Pero el remozado sistema de drenaje y reinyección de la mina -que recibió el visto bueno de la Junta en julio de 2009- ha fallado.

La Agencia Andaluza del Agua comunicó ayer que ha vuelto a abrir otro expediente sancionador a la compañía por inyectar agua en el acuífero con más arsénico del permitido. Cobre Las Cruces se enfrenta a una multa de 12.000 euros por esta infracción calificada como "leve", según detalló la Consejería de Medio Ambiente. Fue la propia empresa la que alertó de que a finales de enero se habían superado los niveles de arsénico permitidos.

La corta de la que esta compañía extrae el mineral atraviesa el acuífero Gerena-Posadas. Para poder operar la compañía ideó un sistema de drenaje y reinyección del agua. El problema ha surgido ahora en la reinyección, en concreto en "los filtros previos en la planta de ósmosis", el sistema empleado para que el agua que se devuelve al acuífero cumpla con las condiciones de calidad.

Durante tres días -25, 26 y 27 de enero- el agua que se reinyectó en el acuífero superó los niveles máximos de arsénico permitidos para el consumo humano, fijados en 10 microgramos por litro. El primer día se detectaron 50 microgramos por litro, el segundo, 30 microgramos y el tercero, 15.

Medio Ambiente sostuvo ayer que "la cantidad de arsénico inyectada ha sido muy pequeña" por lo que "este incidente no representa afección al acuífero ni supone riesgos para la salud". La compañía, a través de un comunicado, también insistió en que los niveles de concentración "son tan bajos que aunque se superasen ampliamente seguirían estando por debajo de lo normalmente permitido para cualquier vertido autorizado al dominio público". Para este tipo de vertidos al dominio público el umbral está fijado en los 50 microgramos por litro.

El sistema de Cobre Las Cruces de drenaje está dividido en ocho sectores y este último incidente se ha producido en el denominado sector cinco. En este lugar ya se detectaron los mismos problemas en junio de 2008, cuando la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir comprobó que el agua reinyectada superaba también los niveles permitidos de arsénico. La mina estuvo paralizada un año hasta que la compañía ideó el sistema de filtros para depurar el agua que devolvía a la balsa subterránea.

Según la empresa, este sistema consta de dos plantas de depuración temporales y una permanente. Sin embargo, esta última no está todavía en funcionamiento porque se está a la espera de recibir la autorización administrativa. La compañía reconoció que, mientras entra en funcionamiento, puede "producirse un ligero desajuste" en las plantas temporales.

Cobre Las Cruces tiene abiertos ya ocho expedientes sancionadores. El último que se ha hecho firme fue por no devolver al acuífero 531.332 metros cúbicos de agua e implica una sanción de 255.039 euros. La empresa ha anunciado que recurrirá esta multa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011