Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre pagó 200 euros por metro de moqueta a una firma ligada a Gürtel

La policía envía al juez un informe del contrato de los actos institucionales de 2006

La red Gürtel, la trama de corrupción vinculada al PP, logró beneficios de hasta el 50% en el contrato principal de los actos institucionales de la presidenta Esperanza Aguirre durante 2006 aunque su nombre no apareció por ningún lado.

La adjudicación por 317.000 euros de ese contrato recayó en Decoraciones CMR, una firma aparentemente nada sospechosa. La investigación judicial del caso Gürtel ha puesto al descubierto cómo esta empresa trabajaba al dictado de la trama corrupta que lideraba Francisco Correa.

Hasta el punto de que, según el último informe aportado por la policía al juez Antonio Pedreira, la proposición económica que presentó CMR al concurso para montar todos los actos institucionales de la presidenta Esperanza Aguirre fue redactada por empresas de la red Gürtel con los siguientes precios:

- Fondo de escenario: 224 euros por metro cuadrado.

- Escenario: 194 euros por metro cuadrado.

- Laterales de escenario: 306 euros por unidad.

Así se recoge en uno de los numerosos correos electrónicos que forman parte de la documentación incautada a la trama que dirigía Francisco Correa.

En la documentación recabada por el juez y analizada ahora por la policía, se registran unos beneficios por cada acto montado para alguna de los actos donde interviniera la presidenta autonómica de casi el 50%.

También presenta la policía en su informe un contrato privado por el que Decoraciones CMR, la adjudicataria del concurso convocado por la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, subcontrata el servicio a Servimadrid Integral, una de las empresas de la trama corrupta.

Este contrato privado demostraría, según la investigación, como la red Gürtel siguió recibiendo contratos de la Comunidad de Madrid a través de sociedades pantalla que utilizaba para que se presentaran a los concursos públicos.

No es la primera vez que, tras dos años de investigación judicial, aparece documentación que acredita como la trama corrupta logró contratos de la presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid, para el que trabajó casi en exclusiva, a través de empresas pantalla, como Decoraciones CMR.

El informe señala que esta pauta de actuación era dirigida desde la viceconsejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, que ocupaba aquel año Alberto López Viejo, que fue la mano derecha de Aguirre en sus actos institucionales. "La viceconsejería de Presidencia determinaba con quién contratar, si se solicitaba presupuesto previo o no, a qué consejería había que facturar y por qué importes".

La policía concluye que la trama corrupta pagaba a las empresas pantalla una comisión de la factura a la Comunidad de Madrid. "Esto", según la policía, "atenta contra uno de los principios de la contratación administrativa seguida por la Comunidad de Madrid, como es el principio de transparencia".Las empresas del grupo Correa que utilizaban como pantalla a la firma Decoraciones CMR, SL, para realizar los actos en los que intervenía la presidenta regional Esperanza Aguirre, tenían una contabilidad opaca al fisco. Una doble contabilidad. Aunque Correa tenía todo un abanico de empresas para conseguir actos o contratas de la Comunidad de Madrid sin que la competencia se diera cuenta de que siempre resultaba él beneficiado, a veces pedía a empresas amigas que se presentaran ellas: les garantizaba la adjudicación y, en contraprestación, les daba una comisión del 5% del abultado beneficio.

En realidad, tales empresas ni siquiera hacían ellas los trabajos. Formalmente se los adjudicaban, pero los obreros eran los de Correa; en concreto los de Servimadrid Integral, SL. Había tajada para todos. En registros a las empresas de la trama Gürtel, los investigadores se incautaron, por ejemplo, de un archivo consistente en una hoja de cálculo bajo el título Actos CMR 2005-2006. En esa hoja, la trama calcula el beneficio antes incluso de realizar el trabajo. Por un acto relativo a la celebración de los dos primeros años de Gobierno de Aguirre, en 2006, la trama factura a la Comunidad "12.607 euros", cuando el coste real del evento era, según la citada hoja de cálculo, 9.237. Obtuvo un beneficio de 3.370 euros, con un 27%.

El Grupo Rafael

Por el montaje de los actos del 2 de mayo del año 2005, la trama facturó a las arcas públicas de la Comunidad 26.816,71 euros, cuando el coste real era de 11.468,06. Es decir, Correa se llevó 15.348,65 euros de beneficio (un 50,16% de margen). De esa cantidad, entregaba una comisión del 5% a la empresa pantalla, Decoraciones CMR, SL. De ahí también salía dinero para comisiones que supuestamente acababan en manos del responsable político que autorizaba los pagos: en este caso, el ex viceconsejero de Presidencia, Alberto López Viejo.

Correa no se sirvió solo de esta empresa para simular. Tenía otras dos: el Grupo Rafael y la firma MQM. Con ellas hizo los mismos chanchullos. El saqueo de la red Gürtel en todas las consejerías de la Comunidad de Madrid le llevó a facturar en solo cuatro años más de cinco millones de euros. Cuatro millones directamente y otro millón a través de las citadas sociedades pantalla. Muchas de las adjudicaciones eran a dedo (menos de 12.020 euros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011