Las secuelas de la crisis | Las cuentas públicas

El Gobierno salva el objetivo de déficit pese al incumplimiento autonómico

La Seguridad Social entra en números rojos con la contabilidad europea

La tarea a la que el Ministerio de Economía ha dedicado todos sus esfuerzos en el último año se ha cumplido. La fuerte contención del déficit en la Administración central ha generado un colchón de 8.000 millones de euros que salva el objetivo conjunto para 2010. Las Administraciones públicas cerraron el año con unos desequilibrios del 9,2% del producto interior bruto (PIB), una décima menos de lo previsto. El buen desempeño de la Administración central ha compensado las desviaciones autonómicas, aún por conocer.

La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, avanzó ayer con alivio uno de los datos que más condicionan la credibilidad española: la reducción de los desequilibrios. El Estado incurrió en un déficit del 5,1% del PIB en lugar del 5,9% previsto. Se trata de un margen "más que suficiente para absorber potenciales desviaciones de otras Administraciones", previno Salgado. Y, efectivamente, casi todo el margen sirve para compensar otros gastos. Uno de los principales, el del paro, que provocó unos números rojos del 0,3% del PIB en el servicio público de empleo estatal. Aunque la brecha entre ingresos y gastos la abona el Estado, el sistema de medición homologable con Europa, la contabilidad nacional, obliga a imputarlo a la Seguridad Social. Ese matiz técnico tiene un importante calado para el organismo público, pues lo sitúa en déficit por primera vez desde 1998.

El Estado cierra 2010 con un déficit del 5,1% frente al 5,9% previsto

Más información

Es posible, además, que esa décima de déficit crezca cuando se agregue el Fondo de Garantía Salarial, que abona salarios e indemnizaciones de trabajadores despedidos y que también se incluye en las cuentas de la Seguridad Social con criterios de contabilidad nacional.

Las comunidades autónomas constituyen el otro capítulo que se beneficia de la mayor holgura que ha logrado el Estado. Los incumplimientos ya anunciados (principalmente el de Cataluña, pero también el de Castilla-La Mancha y Murcia) hacen presagiar situaciones similares en otras comunidades, lo que ha alterado el objetivo global del 3,1% en términos de contabilidad nacional. Teniendo en cuenta que el Estado deja un margen de ocho décimas en total y que aproximadamente cuatro se atribuyen a las cuentas de la Seguridad Social, probablemente otras tres constituyan directamente desviación autonómica, pues la última de esas décimas permite mejorar el 9,3% de déficit conjunto previsto inicialmente.

Pese a todo, Salgado quiso ayer rebajar la dureza del castigo que tendrán las comunidades que han sobrepasado los márgenes. La vicepresidenta sugirió que habrá una solución para ellas si se cumplen dos condiciones: que presenten un plan de reequilibrio y que Hacienda lo considere suficiente. En ese caso "se autorizará la emisión de deuda, a corto o a largo plazo, eso dependerá. También, por supuesto, del cumplimiento del déficit del año en curso", aclaró.

El grueso de la mejora de las cuentas del Estado obedece al crecimiento de los ingresos, que avanzaron un 7,7% antes de descontar las cantidades destinadas a las comunidades. Pese a todo el esfuerzo de austeridad, el gasto solo ha caído un 2,1% respecto a 2009, principalmente porque las partidas más importantes del presupuesto (pensiones, desempleo e intereses de la deuda) crecen con fuerza y porque la rebaja salarial a los funcionarios se empezó a aplicar a mitad de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de enero de 2011.

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50