Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los ritos funerarios de Cástulo

Halladas una tumba ibera y otra romana en el yacimiento de Linares

La ciudad fortificada de Cástulo, en Linares (Jaén), no para de arrojar luz sobre su pasado milenario. Dos nuevas tumbas, una ibera y otra romana, han sido localizadas durante una intervención de urgencia llevada a cabo en los últimos días junto a las obras de los nuevos accesos a uno de los principales yacimientos arqueológicos del sur de la península Ibérica. Los expertos están convencidos de que estos hallazgos van a reforzar la información sobre todo el ámbito funerario que ocupa el espacio comprendido entre la muralla y la Puerta Norte de Cástulo.

De las dos tumbas, situadas de forma paralela y de unos dos metros cuadrados cada una, la que ha aportado más luz es la de época ibera, fechada entre finales del siglo V y principios del siglo IV antes de Cristo. La directora de la excavación, la arqueóloga Yolanda Jiménez Morillas, ha explicado que en ella se ha localizado una crátera ática (vasija) -de las que apenas hay una veintena en España- con restos que podrían pertenecer a una mujer, ya que no se han encontrado armas con las que se solían enterrar los hombres. También se ha encontrado una especie de lamparilla para quemar incienso, y fusayolas (contrapesos) usadas en telares para elaborar tejidos.

Ambos sepulcros formarán parte de un proyecto museográfico

La tumba romana aún está en proceso de excavación. Los arqueólogos manejan la hipótesis de que formara parte de un panteón familiar. En la tumba romana ha sido hallada una estela funeraria con una alocución latina común en los enterramientos de la época: "sit tibi terra levis", que viene a significar "que la tierra te sea leve". En el mismo lugar se han encontrado materiales constructivos romanos reutilizados como tejas o ladrillos de engarce.

La delegada provincial de Cultura, Mercedes Valenzuela, resaltó ayer el buen estado de conservación de las tumbas, lo que permitirá su puesta en valor dentro del proyecto de musealización de este yacimiento. Está previsto que para el mes de abril finalicen las obras de los accesos y del centro de interpretación, algo que, a juicio del alcalde linarense, Juan Fernández, hará posible que muchos vecinos de la ciudad se reencuentren con lo más hondo de sus orígenes.

Esta actuación permitirá también frenar los expolios llevados a cabo en este yacimiento en los últimos años. Las autoridades agradecieron ayer la colaboración de los voluntarios de la asociación 28 de Febrero para proteger el yacimiento.

Cástulo, que fue escenario de la Segunda Guerra Púnica, que enfrentó a cartagineses con romanos, va a formar parte del proyecto turístico Viaje al Tiempo de los Iberos, abanderado por la Diputación de Jaén y que conectará los principales yacimientos ibéricos de la provincia, teniendo como epicentro el Museo Internacional de Arte Ibero de Jaén, en fase de construcción y que se espera abra sus puertas en 2012.

El oppidum de Cástulo fue la capital de la Oretania, situada en el área norte de la provincia de Jaén, y una de las pocas ciudades que acuñaron su propia moneda desde finales del siglo III antes de Cristo. Su importancia se debe a su papel en la transformación y distribución de los metales de Sierra Morena. Sus ricas minas de cobre, plomo y plata rentaban al cartaginés Aníbal, casado con Himilce, oriunda de Cástulo, 300 libras diarias y le dieron una gran importancia comercial. Por ese lugar pasaban también varias vías romanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2011