Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FIN DE SEMANA

Claustro románico con wifi

No es una comarca, pero sí una marca consolidada: el Montsec. Un macizo oblongo que divide dos comarcas leridanas, la Noguera y el Pallars Jussá. A ambas fermenta, como una enzima, esa barrera calcárea que llega a penetrar en Aragón y, de Este a Oeste, rebasa los 40 kilómetros con solo dos brechas o pasos: el congost (garganta) de Mont-Rebei, espectacular, solo franqueable a pie o en kayak, y el congost de Terradets, por donde se cuelan trenes y coches. Aparte de ser una bicoca para geólogos y astrónomos, el Montsec fue una frontera primeriza entre Al-Ándalus y los condados cristianos balbucientes -se acaba de abrir la "Ruta Arnau Mir de Tost", que fue una especie de Cid a la catalana. Por eso esta trinchera está plagada de castillos, atalayas e iglesias románicas. Pero la marca Montsec engloba mucho más. Hay también pueblos medievales, yacimientos paleontológicos, cellers y vinos nobles, un tren que se pasea entre lagos a golpe de vapor, un observatorio para escrutar el cielo más límpido de Europa y, sobre todo, paisajes asombrosos, casi intactos, de montaña, campiña o ribera.

01 De campanas y de estrellas

Os de Balaguer es una de esas visiones que, a la vuelta de una curva, emerge de súbito como un inesperado Shangri-La. Es un pueblo magro, encastrado al pie de un castillo que está siendo restaurado y abrirá este año, con tres centros de interpretación: uno dedicado a las campanas (hay un horno artesanal para fundirlas); otro, a las pinturas rupestres de la zona, y otro, al escultor y paisano Leandre Cristófol (1908-1998), cuya obra surrealista puja al alza en los mercados de arte. A escasa distancia se encuentra el monasterio de les Avellanes, gótico a trozos, convertido en hotel singular; las austeras celdas llevan cada una el nombre de un abad y no tienen televisión (pero sí wifi); junto al claustro románico, donde está el comedor, se halla también un Portal del Montsec, que es como llaman a los varios puntos de información y venta de productos locales, estratégicamente apostados por todo el territorio.

Pasado el Port d'Ager (donde quedan restos de calzada romana) se alcanza Ager, un pueblo medieval trufado de cuestas y pasadizos al pie del castillo y monasterio del señor feudal -que no fue otro que el dichoso conde Arnau-. Del castillo queda el hueco, y al monasterio, para que no corriera la misma suerte, lo acaban de techar y restaurar. El conde Arnau reposa abajo, en la iglesia del pueblo, que es románica y tiene un sarcófago romano usado durante siglos como pila de agua bendita.

Desde Ager se divisan las cúpulas blancas del Centro de Observación del Universo (COU), que en apenas año y pico que lleva funcionando ha recibido a 40.000 visitantes. De los 1.800 observatorios censados en el mundo, este es el único que puede abrir por completo su cúpula, de modo que en las sesiones nocturnas (las hay todo el año), tras la "teoría" de envolventes efectos tecnológicos, el techo se corre y se muestra el cielo real, especialmente nítido en esta montaña. Por ello, a escasos metros del COU se alinean más de 40 casetas de madera con telescopios de asociaciones o particulares.

02 Centinelas de frontera

Por una pista asfaltada se supera la chepa del macizo para llegar al castillo de Mur, emblema puro de los castillos de frontera de condes y barones catalanes. Por dentro está vacío, pero su carcasa domina soberbia cuantas leguas se pongan a tiro. La iglesia, enfrente, vale por sí sola el viaje. Se acaban de reponer sus pinturas, un siglo anteriores a las de Boí. Los originales están en Boston, y aquí lo que han hecho es aplicar (por vez primera) la "técnica del papel gel", es decir, pegar sobre el mortero una fotografía digital, como una calcomanía. Junto al claustro, mínimo y recoleto, hay una muestra permanente sobre la conquista del territorio, y otro Portal del Montsec con tienda incluida.

El paraje, abismado y salvaje, no estaba, sin embargo, aislado. Una red de atalayas y castillos cubría la comarca, como antenas de telefonía. El vecino castillo de Guardia servía de "monitor" para controlar el paso de Terradets, labrado por el Noguera Pallaresa. Taponado antes de sumirse en el desfiladero, el río forma un lago. Hay que cruzarlo para subir, dando tumbos, hasta Llimiana, un pueblo fortificado con iglesia románica y la casa museo del paisano Doctor Bonifaci, médico progresista que ejerció por media Europa y regresó del exilio en 1970. Queda a un paso otro castillo centinela, el de Sant Gervás, con su iglesia y dos aldeas en volandas, asomadas al valle. En la de Sant Martí hay una casa rural que vale por un museo, por el llar monumental o los trulls (depósitos) para el vino y el aceite de los diezmos; además, Mónica y Josep María, sus payeses, solo emplean productos de su huerta o su corral, fabrican su propio aceite y vino de nueces, venden confituras y conservas y practican la cuina de la mel (cocina de la miel), otro de los sólidos activos del Montsec.

La cara norte del macizo oriental estaba vigilada por dos castillos principales, el de Orcau (que cumple ahora mil años) y el de Llordá, recientemente restaurado y en cuyo interior se celebran conciertos de estío. Para visitarlos hay que pasar por el Museu de la Conca Dellá, en Isona, espacio dedicado al pasado romano del pueblo y a los muchos yacimientos de icnitas de los alrededores. También allí guardan las llaves de la iglesia de Covet, cuyo pórtico es uno de los más hermosos de toda Cataluña.

Guía

Dormir y comer

» Monestir de Santa Maria de Bellpuig de les Avellanes (973 43 80 06, www.monestirdelesavellanes.com), carretera C-12, Os de Balaguer. Habitación doble, 86 euros.

» Casa Roca (973 65 10 70, www.casaroca.info), Saint Martí de Barcedana. Doble, 47,20 euros.

» Masía Massanes (973 29 60 18, www.masiamassanes.com), parroquia de Sain Martí, Baronía de Rialb. Doble, 60 euros. Menú, 22 euros.

» Restaurante La Solana (973 40 07 09). Mayor, 4, La Foradada. Unos 30 euros.

Información

» Turismo de Lleida (902 10 11 10, www.lleidatur.com).

» Consorci del Montsec (973 45 50 96; www.montsec.info).

» Portal del Montsec en el Monasterio de Bellpuig de les Avellanes (973 43 80 06).

» Centro de Información en Os de Balaguer (973 43 82 32).

» Castillo de Mur: concertar visita con Cristina (677 70 18 20).

» Centro de Observación del Universo (973 05 30 22, www.parcastronomic.cat). Ager.

» Museu de la Conca Dellà. Oficina de turismo, Isona (973 66 50 62, www.parc-cretaci.com).

» Oficina de turismo de la Baronía de Rialb (973 46 02 34, www.baroniarialb.cat). Monestir, 1, Gualter.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2011

Más información