Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Flors corta el intento de Camps de ganar tiempo

Un auto del juez José Flors, que instruye el caso de los trajes regalados al presidente valenciano y a otros cargos del PP por parte de la trama de corrupción del caso Gürtel, pone fin al intento de Francisco Camps de ganar tiempo antes de que el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) decida si lo convierte de imputado en procesado por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio. Camps buscaba dilatar el proceso hasta las elecciones autonómicas del 22 de mayo, en las que volverá a presentarse como candidato del PP.

El juez rechaza ahora su pretensión de que se pregunte al Tribunal Superior de Justicia de Madrid si hay más conversaciones grabadas por la policía entre el número dos de la trama, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez, gerente de Orange Market, la terminal valenciana de la red; así como la petición de que se reclamen y escuchen las grabaciones al cabecilla de la red, Francisco Correa. El magistrado asegura en su auto del 18 de enero que ya dispuso durante la instrucción la incorporación de las conversaciones intervenidas relativas al caso, "sin que nada se alegara entonces", y que la solicitud "se asienta en meras hipótesis tendentes, no a una concreta averiguación o contrastación de hechos determinados, sino a realizar una prospección respecto de algo que tal vez pudiera ser de interés del solicitante".

Decisiones clave

Por tanto, rechaza practicar nuevas diligencias y se dispone a convocar la vista preceptiva para decidir si abre juicio oral a Camps y a los otros imputados en el caso. Al mismo tiempo, la Sala de lo Civil y Penal del TSJCV se prepara a decidir en breve si acepta la inhibición del juez de Madrid Antonio Pedreira, que instruye el grueso del caso Gürtel, todo lo que afecta a la supuesta financiación irregular del PP valenciano y a las contrataciones de la trama con la Generalitat valenciana.

Si la sala decidiera, no solo asumir el caso porque implica a aforados valencianos, sino sumar la investigación al caso de los trajes, Flors todavía no podría llevar a juicio a Camps, que por otra parte se vería investigado por un posible delito de cohecho más grave. Los socialistas, que son acusación particular, piden la agrupación porque entienden que los regalos a Camps forman parte de la red. El PP, que también es acusación popular, pide que no se acepte la inhibición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2011