Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LOS ELEGIDOS

Los editores y sus maneras de concebir la vida

Responsables de dieciséis sellos editoriales eligen una obra que ha marcado su trayectoria personal o la de sus empresas. Y explican por qué. Esta es una guía para cualquier aficionado a la lectura

Ilustrado

Miguel Syjuco

Leer por gusto es uno de los inigualables placeres de la vida. Como editora, pocas veces he leído profesionalmente un libro o un manuscrito por gusto o, mejor dicho, a gusto. Pero hace poco me llevé esa grata sorpresa con Ilustrado, de Miguel Syjuco, que me deslumbró mientras volaba por encima del Atlántico. A las pocas páginas del manuscrito inglés, el novelista filipino me obligó a olvidar mi profesión devolviéndome al más puro placer de leer, sin prejuicios ni servidumbres. Disfruté de historias sobre otras vidas, vinieran de donde vinieran. Sentí que se me afilaba el humor, que esquivaba trampas y tropezaba, fascinada, con lo inesperado en cualquier maldita esquina. Me siento privilegiada por ejercer un oficio que me permite compartir con mi gente vivencias como esta. Los que no leen no saben lo que se pierden. Beatriz de Moura (Tusquets)

Mi hermano el alcalde

Fernando Vallejo

Fernando Vallejo es el autor más peculiar con quien yo haya trabajado por su obsesiva manía de controlar hasta el menor detalle en la edición de sus libros. Escoge la cubierta, revisa la maquetación sin descanso, cuenta los renglones de cada página para constatar que en todas sean exactamente los mismos, revisa el interletrado, lee la página de créditos y el colofón varias veces, lo cual no le impide tener de vez en cuando jocosas incongruencias. Cuando editamos su novela Mi hermano el alcalde descubrimos a última hora una inconsistencia menor. Se la hice ver. Su respuesta lo pinta de cuerpo entero: "Esas son tonterías, Pilar. Yo en uno de mis libros puse a salir el sol por el este y a acostarse otra vez por el este. ¡Qué va a importar entonces una contradicción más! ¡Todos mis libros están llenos de contradicciones!" Pilar Reyes

El héroe de las mansardas...

Álvaro Pombo

El héroe... de Álvaro Pombo reúne notorias características para destacarlo. Habíamos convocado por primera vez nuestro premio de novela, en 1983, y Álvaro le dijo a Esther Tusquets, miembro del jurado, que pensaba suicidarse, todas las editoriales rechazaban sus manuscritos. Esther le sugirió aplazar el suicidio y que nos enviase sus novelas. Una era El parecido, que resultó finalista. Pero por fortuna, gracias a su viejo amigo Víctor Márquez Reviriego, supe de la existencia de otra novela suya con un magnífico título: El héroe de las mansardas de Mansard. Le llamé por teléfono (fue nuestro primer contacto). No la había enviado, tantas negativas lo habían desanimado, pero lo convencí, ganó el premio por unanimidad y así empezó la triunfal carrera de Pombo. Casi tres décadas después, enhorabuena de nuevo, querido académico. Jorge Herralde

La historia de Genji

Murasaki Shikibu

Hay libros que te acompañan toda la vida, que son una bendición y una maldición. He pasado años leyendo La historia de Genji, y más años hasta poder publicarla. Esta obra, escrita por una dama japonesa del siglo XI, Murasaki Shikibu, es un delicado retrato psicológico sobre la vida de la refinadísima corte Heian y resulta aleccionador para nuestra época (tan afincada en la cultura de la queja como dice Robert Hughes). Murasaki sorteó las trabas sociales y todas las normas literarias de su tiempo para dedicarse toda su vida a narrar la historia de su entorno, e inventar así la novela. La cual iba destinada a la emperatriz y su medio centenar de damas. ¡Qué público tan reducido para una obra tan inmensa! Y por último un consejo: ¡cuidado a la hora de elegir en la librería la versión de Genji! El mercado está sembrado de trampas...Jacobo Siruela (Atalanta)

La sombre del viento

Carlos Ruiz Zafón

Si planteamos el viejo axioma de que el editor es el eslabón necesario entre alguien que tiene algo que decir y una audiencia que desea conocerlo, resulta claro que la publicación de La sombra del viento marca un momento álgido en el panorama de la edición española, en general, y en particular de Editorial Planeta. Con 15,5 millones de copias vendidas en la actualidad en todo el mundo, el libro supuso para una mayoría de lectores el descubrimiento en Carlos Ruiz Zafón de un narrador nato y creador de personajes que permanecen vivos más allá de la última página. Sirviéndose de géneros populares, como la novela de misterio, el relato gótico o la novela de aprendizaje, Ruiz Zafón creó un nuevo código literario, y se ha convertido en el buque insignia de la nueva literatura española en el mundo. Carlos Revés

Memorias de ultratumba

François-René de Chateubriand

Fue un reto editar las Memorias de ultratumba de Chateaubriand. Aunque las había leído hacía cuarenta años, me parecía que sintonizaban extraordinariamente con la sensibilidad actual. Parecía contrario a las modas, aunque el debate entre igualdad e igualitarismo, la presencia de Turquía en Europa y las tensiones del cambio de época aparecían en sus páginas con un brillo tal de actualidad que me decidí a encargar una nueva traducción a uno de nuestros grandes traductores, José Ramón Monreal. Había que partir del texto fijado por Berchet. Y había que explicar al público por qué merecía la pena leerlo hoy. Llamé a Marc Fumaroli y le propuse un prólogo hecho a medida para mi edición, y de este contacto surgió su colaboración continuada en Acantilado. Contra todo pronóstico, el éxito fue enorme. Jaume Vallcorba (Acantilado)

La evolución de Calpurnia Tate

Jacqueline Nelly

Escoger el libro que más te ha gustado editar es muy difícil, pero quiero hablar de uno que publicamos el pasado año: La evolución de Calpurnia Tate, de Jacqueline Kelly, no solo por su valor literario, que es mucho, sino por el trabajo editorial que desarrollamos. Es una forma de demostrar y reivindicar que la labor del editor y su entusiasmo es imprescindible. Nuestra directora editorial, Patricia Escalona, fue la primera en convencer a todo el equipo de que era una obra que teníamos que publicar. Tenía toda la razón, y ahí empezó el "fenómeno Calpurnia": nos pusimos manos a la obra para transmitir el entusiasmo por el libro. El engranaje editorial funcionó y yo me sentí orgullosa del equipo de Roca editorial, de su entusiasmo y su ilusión. Así da gusto ser editor. Blanca Rosa Roca (Roca editorial)

El último encuentro

Sándor Márai

Escribo estas líneas a principios de enero, y creo que han pasado exactamente doce años desde que leí en unas vacaciones navideñas Le Braci, de Sándor Márai, editado por Adelphi Edizione. Si tuviera que definir qué es lo que más me impactó en aquella primera lectura de Márai, diría que fue la nostalgia que desprende toda la novela. Toda la obra de Márai es la gran despedida de un mundo, de un siglo, de una manera de concebir la vida, y creo que allí también reside una de las posibles explicaciones de su éxito en estos diez años. Nosotros, los lectores actuales de Márai, también vivimos el final de una época y el principio de una nueva, y como el gran general de El último encuentro nos sentimos muchas veces solos, desconcertados y poco aptos para responder a las exigencias de este nuevo siglo. Sigrid Graus (Salamandra)

Filobiblón

Varios (J. Garcia Sánchez, editor)

Seguramente por motivos sentimentales y por la proximidad, pues salió hace unos pocos meses, y por su valor intrínseco, es el número 700 de la Colección Visor de Poesía, me inclino por Filobiblón. Lleva como subtítulo 'Amor al libro' y es simplemente una síntesis de lo que ha significado, desde hace 40 años que comenzamos la andadura editorial, la pasión del libro y por los libros en nuestro trabajo. Este libro es más que un testimonio de nuestro compromiso con la poesía, es también una confirmación de nuestro agradecimiento tanto a todos nuestros autores como al lector anónimo. Bien podría haberme inclinado por Mario Benedetti y el primer libro que editamos, Inventario. Pero por su más amplio alcance y significado, me he decidido por Filobiblón como el libro si no el más importante, sí el más significativo. Chus Visor (Visor)

Obra completa

Ramón Gaya

Vivimos una época en que nos deslumbra antes un chovinista foráneo que un sabio cercano. Nuestra benevolencia con lo mediocre nos ha enajenado hasta el provincianismo intelectual más patético. No aprendemos. Uno edita aquello que no logra olvidar. Pese a la dificultad en destacar aquel libro que más satisfacción me ha dado publicar, me decantaría por la Obra completa de Ramón Gaya. Nuestro pintor y escritor representa un altísimo exponente del pensamiento español. Aunque el tiempo irá dándome la razón, quien quiera comprobarlo solo tiene que asomarse a su obra, pero, eso sí, despojándose antes de todo prejuicio inoculado por esa suerte de corrección estética, política, que está abocándonos al desastre, es decir, a esta paulatina exposición a un maximalismo de nueva faz y no por ello menos viejo. Manuel Borrás (Pre-Textos)

Divina Comedia

Dante

En 2002, los tres volúmenes de la Divina Comedia de Dante, en traducción de Ángel Crespo e ilustrada por Miquel Barceló. Hacía unos años que Galaxia Gutenberg y Círculo de Lectores habían interrumpido la edición de grandes clásicos ilustrados por artistas contemporáneos que había sido una de sus señas de identidad. Yo me había incorporado como director editorial unos meses antes y me lancé a un proyecto que tuvo la suerte decisiva de contar con el entusiasmo de Barceló. Desde entonces se han vendido más de 130.000 volúmenes. Un resultado que permitió retomar la línea de libros ilustrados con trabajos magníficos de Plensa, Arroyo, Viladecans, Amat, Pérez-Villalta. Y recuperar Galaxia Gutenberg, que se afianzó definitivamente con otro título decisivo en mi carrera de editor: Vida y destino, de Vasili Grossman. Joan Tarrida

Cuando el árbol canta

Stratis Haviaras

En la vida de todo editor siempre hay un libro imposible de olvidar. No es necesariamente el mejor, aunque pueda serlo. Tampoco necesariamente el más vendido, aunque pueda serlo. Puede haber publicado libros muy buenos, extraordinarios, también libros muy vendidos, incluso best sellers; pero solo uno puede ser el primero. Ese libro que te hace sentir por primera vez que eres editor y que estás ofreciendo a los lectores aquello que tanto has disfrutado. El acto que resume la esencia misma de lo que somos y que da sentido a nuestro oficio y a nuestra vida. En mi caso fue Cuando el árbol canta, del autor griego Stratis Haviaras. No he vuelto a leerlo, pero todavía hoy, años después, pienso en ese niño griego que descubre la vida y el mundo mientras los nazis ocupan su tierra y no puedo evitar sonreír con nostalgia. Ofelia Grande

La broma infinita

David Foster Wallace

La broma infinita no es mi novela favorita del catálogo de Literatura Mondadori. Ni siquiera es el libro que prefiero de su autor, David Foster Wallace. Y sin embargo sigo considerándolo un libro clave en mi trayectoria y uno de los buques insignia de nuestro catálogo. Clave porque lo compré tras mi primer viaje laboral a Nueva York, en un momento incipiente de mi carrera, y clave también por tratarse de uno de esos libros arriesgados y aventurados que a los editores tanto nos gustan. Se veía que estaba destinado a hacer época, a generar un culto. Y así fue. Su impronta marcó la línea editorial de Mondadori, asociándola desde entonces a los autores osados, y ayudó a asentar las bases de un proyecto arriesgado que ya no ha vuelto a bajar su listón. La literatura de calidad ya no era patrimonio de los sellos independientes. Más bien lo contrario. Claudio López

El maestro Juan Martínez...

Manuel Chaves Nogales

A principios del año 2007 publicamos una nueva edición de El maestro Juan Martínez que estaba allí, de Manuel Chaves Nogales, un reportaje-novela sobre un cantaor y bailaor flamenco que había vivido en Rusia durante la revolución y la guerra civil. En los años anteriores se había generado cierto interés en la figura de Chaves, se habían editado sus obras completas y recuperado la novela A sangre y fuego, pero este libro aceleró el proceso ya iniciado y contribuyó a que su obra comenzara a tener la consideración que merece, entre lo mejor de la literatura española del siglo XX. Cuando se fundó Libros del Asteroide, una de las metas que nos propusimos fue recuperar obras que hubieran sido preteridas injustamente y darles la difusión que merecían; espero que con Chaves lo hayamos logrado.Luis Miguel Solano (Libros del Asteroide)

Trabajos del reino

Yuri Herrera

Su nombre, Yuri Herrera, y su primer libro, Trabajos del reino, "explican" perfectamente el catálogo-perfil que queríamos dibujar Paca Flores y yo al poner en marcha Periférica: alta calidad, riesgo y novedad anclados en la tradición y una visión del mundo singular y constructiva, es decir, que no desdeñe los "discursos ocultos" de la literatura ni rehúya los conflictos públicos y privados de la sociedad. Creo que los libros de Herrera, como los de Lish, Burucúa, Labbé, Fogwill, Blandiana, Mréjen, Centeno, G. Romero, etcétera, indican, además, que somos editores y no re-editores: nuestro catálogo cuenta con muchos clásicos, pero está armado con el presente. Y con la conversación... No publicamos libros-monólogo, sino que ponemos en marcha conversaciones. Lo declaro así: somos críticos, pero también sentimentales. Julián Rodríguez (Periférica)

El diario del ladrón

Jean Genet

Hay libros que acaban formando parte de nuestra memoria sentimental. El diario del ladrón de Jean Genet es uno de esos casos. Lo leí por primera vez en Montreal en la universidad cuando los tiempos aún estaban llenos de ilusiones: en clase (y fuera de clase) leíamos libros cada día y discutíamos de los grandes nombres de la literatura francesa del siglo XX. Entre ellos, Céline y Genet. Dos malditos, cada uno a su manera, pero dos brillantes estilistas que redimieron sus demonios a golpe de finura lingüística. Luego vino mi obsesión coleccionista con la obra de Genet. Finalmente, con el centenario del nacimiento de Genet he podido cumplir un diminuto sueño (una suerte de guiñó que me hago a mí misma) y publicar en mi país de adopción el "diario" de este ladrón tan exquisito que fue Jean Genet. Anik Lapointe (RBA)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2011