Análisis:
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Los globos

Aunque la chusca turbiedad de su organización genera sospechas sobre los Globos de Oro, el designio de esos ochenta y pocos corresponsales en Hollywood señala el camino de los Oscar. La red social escoltada por Natalie Portman y Colin Firth ha zarpado hacia el gran premio. La acidez de Ricky Gervais se aguó al hacerse repetitiva, al final la estopa generalizada era tan kamikaze que sonaba a ganas de no repetir. Suerte que Michael Douglas supo valorar lo que sumaba su lucha contra el cáncer al grado de ovación cerrada que recibió de los presentes con un: "Espero que haya formas más sencillas de ganarse un aplauso". También De Niro, capaz de rememorar sus fracasos en la hora del triunfo, se sumó al vitriolo recordando que entre los enviados extranjeros en Hollywood hay más disposición para hacerse fotos con los famosos, coleccionar autógrafos y agradecer los múltiples regalos y prebendas de la industria a cambio de espacio gigante en los medios, que para aplicar con rigor su estatuto de periodista.

Los premios son importantes en función de la resonancia que se les concede. Igual que Johnny Deep sabe mascar chicle mientras bebe vino, los espectadores también mastican lo que les toca masticar con la docilidad que se les presupone. En estas galas, entre escotes sobreactuados, también se cuelan versos libres, tipos que, de no ser grandes actores, la industria no contrataría ni de limpiabotas. Los Steve Buscemi o Paul Giamatti transmiten la misma extrañeza que sentiríamos nosotros al ser besados por Halle Berry. Benditos sean.

En los premios televisivos, HBO y Fox conservan la hegemonía. Boardwalk Empire ejemplifica el modelo creativo, arriesgado y viable en un rincón algo más ajeno a la sublimación del dinero; y Glee suma adictos a su apuesta por el entretenimiento familiar con ramalazos perturbados. La mejor noticia para Europa es que una miniserie francoalemana, Carlos, se llevara un premio merecido. El francés Olivier Assayas, con su retrato no autorizado del terrorista Chacal, vino a ocupar en la gala el mismo espacio que Enrique Vila-Matas en la sección de librería del Alcampo.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS