Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'sin papeles' llegados en patera bajan un 50% en 2010

Canarias solo recibió el año pasado 196 inmigrantes, frente a los 31.678 de 2006

Los inmigrantes llegados en patera a las costas en 2010 fueron la mitad que el año anterior: 3.632 frente a 7.285 -habían sido 39.180 hace apenas cuatro años, en 2006-. Las denegaciones de entrada en puertos y aeropuertos también bajaron. En este caso, un 23%. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentó ayer el último balance anual sobre lucha contra la inmigración ilegal, que constata que cada año llegan a España menos inmigrantes sin papeles. Rubalcaba dijo que la crisis era una de las causas, pero aseguró que la eficacia policial era fundamental. "Al sur de Europa siguen llegando muchos inmigrantes a pesar de que toda Europa está en crisis", recalcó.

Los datos de llegadas en patera o cayuco a Canarias son espectaculares. Si en 2006 llegaron 31.678 personas, el año pasado fueron 196 -y 2.246 en 2009-. El Centro de Internamiento de Extranjeros de Fuerteventura, por ejemplo, que ha llegado a albergar a casi 1.500 personas, está ahora casi vacío. Es esta comunidad la que ha hecho bajar tanto la estadística. Rubalcaba hizo especial mención a la ayuda que prestan países como Marruecos, Argelia, Malí, Senegal o Mauritania. De Senegal no llegó a España ni un solo cayuco el año pasado. La llegada de inmigrantes a través de puertos y aeropuertos también descendió, a juzgar por los datos de denegaciones de entrada: 9.453 frente a 12.226 en 2010, aunque estas cifras son menos precisas. Muchos inmigrantes entran por el aeropuerto de Barajas y después se quedan en España sin papeles, pero no queda constancia estadística de por dónde han entrado. Las expulsiones, readmisiones (a través de acuerdos con terceros países) y devoluciones (entradas a través de puestos no habilitados como fronteras) también descendieron. Solo subieron las expulsiones de inmigrantes con antecedentes policiales o judiciales -es decir, personas a las que se repatría tras una detención o cuando acaban de salir de la cárcel después de una condena-. El año pasado se expulsó a 8.196 personas por esta vía frente a 5.564 en 2008.

Lo único que enturbió la presentación, llena de datos positivos, fueron las preguntas sobre las supuestas redadas masivas de inmigrantes irregulares, denunciadas por ONG y sindicatos policiales. Rubalcaba las negó de forma tajante: "Rechazo taxativamente el término redada. La Constitución las prohíbe y no se producen", insistió. El vicepresidente aseguró que se pedían papeles por controles antiterroristas o por la persecución de otro tipo de delitos. Ante la insistencia de los periodistas, señaló que la policía tiene que hacer su trabajo, y que si se encuentra con alguien sin papeles, tiene que proceder en consecuencia. Los sindicatos y ONG insisten en que se para a los inmigrantes exclusivamente para pedirles los papeles y basándose solamente en su aspecto físico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 2011