Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia abre la puerta a volver a comprar deuda pública española

El Gobierno ruso sugiere que podría revisar el veto a los bonos españoles

Rusia dio un espaldarazo simbólico a la economía española con motivo de la presentación ayer en Moscú del llamado Año dual 2011, en el que ambos países se han propuesto estrechar relaciones con un amplio programa de actos que abarca desde el ámbito cultural al económico, pasando por la tecnología o la ciencia. Los reyes Juan Carlos y Sofía visitarán San Petersburgo el 25 de febrero para inaugurar una exposición de obras del Museo del Prado en el Hermitage y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero será en junio el invitado de honor en el Foro Económico de San Petersburgo. Por su parte, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, inaugurará el 5 de diciembre en El Prado la recíproca exhibición de tesoros del Hermitage y el jefe del Gobierno, Vladímir Putin, visitará España en fecha por determinar.

En 2010, Rusia suspendió la compra de deuda soberana española, siguiendo los criterios de riesgo de su banco central, después de que las agencias de rating rebajasen su calificación.

Invitado a valorar esa decisión desde la perspectiva actual, el viceprimer ministro, Alexandr Zhúkov, dijo ayer que el Ministerio de Finanzas de Rusia "tiene fundamentos para revisar su posición" de no comprar bonos españoles. "El éxito de la reciente emisión de deuda estatal española ha demostrado la confianza en el crecimiento de su economía y no ha pasado desapercibido en Rusia", añadió Zhúkov, quien copreside la comisión mixta intergubernamental entre ambos países.

En su primera visita a Moscú, la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, planteó el deseo de España de salir de la lista negra en la formación de las reservas financieras de Rusia. En realidad, Rusia no tiene una lista negra, pero aplica criterios que limitan la compra de productos financieros que no tengan la máxima solvencia. A principios de enero, las reservas internacionales rusas superaban los 480.000 millones de dólares.

En marzo de 2010, las reservas rusas en divisas estaban formadas principalmente por deuda de EE UU (38%), Alemania (19%), Francia (16%) y Reino Unido (11%). A finales de junio de 2009, la deuda española suponía apenas un 1,6% del total, por debajo de Bélgica y por encima de Holanda y Japón, según datos oficiales del Banco de Rusia.

La deuda soberana española no está en la lista de activos con los que Rusia forma su Fondo de Reserva o su Fondo de Bienestar Nacional, sino que ha constituido un elemento de diversificación, señaló una experta monetaria rusa. Aparentemente, Moscú no se ha desprendido de sus reservas en deuda española. Medios financieros locales señalaban que el apoyo amistoso ruso podría derivar en una modesta compra de deuda española.

En el Año Dual, España intenta aunar la presentación de su riqueza cultural con la voluntad de tener una mayor presencia en el mercado ruso, tanto en el ámbito de las altas tecnologías como de las infraestructuras, especialmente de transporte. España será la invitada de honor en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, en junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 2011