Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas vandálicas contra la policía en Salt

El domingo por la tarde se respiraba cierta calma en Salt (Girona). Pero algo marcaba la diferencia: más coches de policía. El municipio, con un 43% de inmigración, vive desde el viernes una oleada de actos vandálicos que suma 12 vehículos quemados (cinco coches y siete motocicletas) y nueve contenedores calcinados. La alcaldesa, Iolanda Pineda, ha llamado a la calma y ha pedido refuerzo policial. Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres personas. En marzo pasado autóctonos e inmigrantes se enfrentaron por problemas de convivencia en uno de los municipios (31.000 habitantes) con un índice más alto de inmigración. La quema de coches recuerda lo sucedido en Francia en 2005.

En Salt, todo empezó el viernes con una concentración de entre 40 y 50 personas (la mayoría de entre 9 y 14 años), casi todos inmigrantes, en solidaridad con Mohamed Reda Lyamani, que permanece ingresado en el hospital Trueta en estado crítico desde hace más de una semana. Cayó por un patio de luces desde un quinto piso al huir de la policía, que le dio el alto cuando conducía una motocicleta robada. El adolescente, de 16 años, cuenta con numerosos antecedentes policiales. "Tenemos muy presentes los hechos de París", ha dicho la alcaldesa, que ha asegurado que lucharán para evitar que ocurra lo mismo.

El viernes empezó la quema de contenedores y en la madrugada del domingo se incendiaron varios coches en distintas calles de la ciudad. La alcaldesa, Iolanda Pineda, comunicó ayer su preocupación al nuevo delegado de Gobierno, Eduald Casadesús. "Son hechos muy graves, y generan rabia y frustración", dijo. "No podemos permitir que estos actos vandálicos queden impunes", y pidió una respuesta modélica de los ciudadanos, al margen de su origen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011