Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de calidad de Educación sigue sin calar en los institutos

Tras cuatro años de convocatorias, 128 centros se acogieron al programa en 2010

La cuarta convocatoria del Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos Escolares, que prevé incentivos de hasta 7.000 euros para los docentes, se ha cerrado y 128 centros han solicitado entrar en este plan. Según la Consejería de Educación, con estas nuevas incorporaciones, el 53% de los colegios e institutos públicos andaluces (1.789) estarían inscritos dentro del plan de calidad.

El mapa de los centros que aceptan el programa -son los docentes los que deciden si quieren o no entrar a través de las votaciones en los claustros- sigue siendo muy parecido al de otros años. Hay un seguimiento notable en los colegios de Infantil y Primaria (67,7%) y un rechazo explícito en los institutos, solo el 26,15% de estos centros de Secundaria ha aceptado los incentivos.

El 67% de los colegios acepta los incentivos, pero solo el 26% de institutos

El TSJA sostiene que el plan de Educación no está bien diseñado

Pero esta convocatoria ha sido diferente a la de otros años. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) decidió el pasado mes de julio anular el plan debido a los problemas que había detectado en su articulado. En concreto, el TSJA sostenía en un auto que el plan de Educación no estaba bien diseñado, ya que los incentivos se cobraban anualmente pero la evaluación a los centros para ver si cumplen con los objetivos fijados se hace cada tres.

Además, también se pedía que los consejos escolares, donde también están representados los padres, tuvieran voz en este asunto.

El sindicato Ustea, que fue uno de los que llevó el plan al alto tribunal andaluz y consiguió su anulación, solicitó la ejecución de la sentencia para que se paralizara la aplicación del programa. Sin embargo, los jueces rechazaron el pasado noviembre esta petición, con lo que la consejería siguió pagando los incentivos y abrió otra convocatoria, a la que ahora se han sumado estos 128 centros más.

La Agencia Andaluza de Evaluación Educativa está analizando la aplicación de este programa tras estas cuatro últimas convocatorias. Después de esta evaluación, la Consejería de Educación elaborará una nueva orden para reformar el plan. Por un lado, este departamento se ha mostrado ya abierto a introducir las recomendaciones que hizo en julio el TSJA. Pero también se persigue mejorar su aplicación y lograr que los profesores de institutos también decidan entrar en el programa, que persigue, entre otros asuntos, mejorar los resultados del sistema.

Pero el análisis de la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa también debe servir para saber si, como pretendía la Junta, los centros que se han adherido al programa han conseguido que sus alumnos mejoren sus resultados académicos.

El debate sobre la polémica relación entre los incentivos a los docentes y la mejoría en los resultados de los alumnos no está aún resuelto. Algunas comunidades han apostado por esta vía, como así lo hizo la Junta en su Ley de Educación de Andalucía (LEA), que contemplaba ya los incentivos. Extremadura, que ahora está tramitando la norma autonómica que regulará su sistema educativo y que, como Andalucía, está a la cola de España en resultados académicos según reflejan diversos estudios, también ha abierto la puerta a esta fórmula. Sin embargo, los sindicatos que se oponen al plan -tampoco hay unanimidad sobre este asunto entre los representantes de los trabajadores- creen que es una forma encubierta de comprar a profesores y maestros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011