Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez dice a Ryanair que no puede cobrar por la tarjeta de embarque

La aerolínea de bajo coste Ryanair cobra 40 euros a los pasajeros que llegan al aeropuerto sin una tarjeta de embarque impresa en su casa. Una juez de Barcelona, sin embargo, ha dictado que el pago por este servicio es abusivo y ha anulado la obligación. Un portavoz de la compañía confirmó ayer que han recurrido la decisión y advirtió de que si se les impide cobrar lo que ellos consideran una "solución de emergencia para quienes han perdido su tarjeta o la imprimieron", dejarán de ofrecer esa posibilidad en el aeropuerto. "Al pasajero que llegue sin la tarjeta de casa, no le permitiremos volar", indicó.

La decisión de la juez Bárbara María Córdoba ha sido el resultado de una denuncia interpuesta por el abogado Dan Miró. Ryanair le exigió en mayo de 2010 pagar 40 euros porque no llevaba la tarjeta impresa para el vuelo Girona-Alghero (Italia). El letrado decidió llevar a la compañía a los tribunales.

El juez desestimó las alegaciones de Ryanair, que se defendió asegurando que sí ofrecen un billete gratuito, pero es por Internet. Para la juez, el hecho de que la irlandesa sea una compañía de bajo coste, no "le legitima para alterar sus obligaciones contractuales básicas y repercutirlas en el cliente". Debe cumplir las legislaciones internacional, europea y nacional de navegación aérea que obligan a las compañías a expedir un billete para el pasajero.

"Una cosa es que la compañía aérea cobre tasas por servicios accesorios y otra bien distinta que cobre tasas o penalizaciones por tener que cumplir con sus propias obligaciones, inherentes al contrato de transporte aéreo, generando así una desproporción y desequilibrio de prestaciones en contra del consumidor", decidió la magistrada en la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2011