Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El albañil que mató a cuatro personas por una deuda en Olot tenía 30.000 euros en el banco

Pere Puig, el albañil de 57 años que el mes pasado mató a balazos a sus dos jefes y a dos empleados de una sucursal de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) de Olot (Girona) por supuestos agobios económicos, era titular de dos depósitos bancarios a plazo fijo en los que disponía de un total de 30.000 euros. Estos depósitos no se saldan hasta su fecha de vencimiento, pero pueden liquidarse en cualquier momento previa asunción de una penalización económica.

El presunto asesino, por tanto, podía disponer del dinero, subrayó la acusación que ejerce el letrado Carles Monguilod. "El presunto móvil de la desesperación por las deudas queda desmontado", destacó el abogado. Ambos depósitos han quedado bloqueados por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de Olot, que instruye la causa.

Los depósitos, con 6.000 y 24.000 euros, pertenecen a una entidad distinta (el BBVA) de aquella en la que trabajaban los dos empleados asesinados, y vencían respectivamente el pasado 4 de enero y el próximo 31 de agosto, según detalla la documentación bancaria requerida por el tribunal.

Puig relató al juez que mató a sus jefes porque le debían dos pagas extras, unos 2.300 euros. Luego se dirigió a la sucursal bancaria, donde asesinó a los dos empleados.

El albañil tenía una deuda con la CAM de 5.500 euros por una tarjeta de crédito que creía haber saldado. Días antes de los hechos, fue informado por los trabajadores de la CAM de que solo había satisfecho los intereses. Los mató como represalia.

Puig añadió al juez que actuó por una obsesión irracional. "Mi jefe estaba en mi cabeza, me dominaba, como si fuera una serpiente", dijo. También detalló que planeaba asesinar a otras dos personas a las que no encontró durante la mañana de la matanza. "Porque me miraban mal, ponían mala cara, iban en mi contra", señaló. El juzgado decretó prisión sin fianza para Puig el pasado 17 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2011